Anni Albers en su estudio del Black Mountain College, 1937
Anni Albers en su estudio del Black Mountain College, 1937. Fotografía: Helen M. Post © The Josef and Anni Albers Foundation, VEGAP, Bilbao, 2017 HELEN M. POST

Tras finalizar el 'curso' con las exposiciones dedicadas a Bill Viola (hasta el 9 de noviembre) y George Baselitz (22 de octubre), el Museo Guggenheim de Bilbao continúa las celebraciones de su 20 aniversario y arranca la nueva temporada expositiva con Anni Albers: tocar la vista, exposición dedicada a esta pionera del llamado arte textil o fiber art.

Anni Alberts (Berlín, 1899 – Orange, Connecticut, 1994), a la que se considera una autora clave en la redefinición de la figura del artista como diseñador, inició su carrera en la Bauhaus de Weimar, donde llegaría a dirigir el taller textil en 1931. En esta famosa y vanguardista escuela tendría al menos dos encuentros clave. El primero con su marido, el pintor, diseñador y fotógrafo Josef Alberts, cuya relación profesional y sentimental se prolongaría durante más de 40 años; y el segundo, la clarividencia de que el arte podía democratizarse y que había que borrar la separación entre arte y diseño.

Albers dio muchísima importancia a los materiales y a la técnica, puede decirse que éstos marcaron o dieron pie a sus ideas; innovó a la vez en el tratamiento de las tramas y buscó la inspiración tanto en la industria moderna como en culturas ancestrales (junto a su esposo realizó numerosos viajes por México, Cuba y Perú).

Tras el cierre de la Bauhaus por el partido nazi en 1933, el matrimonio decide dar el salto a Estados Unidos, donde ambos fueron contratados como profesores de una escuela libre que se convertiría en referencia de la modernidad artística: el Black Mountain College de Carolina del Norte. Aquí se produce otro momento clave de su carrera, ya que además de dar rienda suelta a su creatividad artística decide recopilar todas sus teorías sobre el textil en escritos que hoy en día son la máxima referencia para entender la evolución del fiber art.

Diseños al alcance de todos

El Guggenheim, que ha reunido más de 180 obras realizadas por la artista durante su extensa carrera, incluye también los bocetos, diagramas y fotografías que dieron pie a Del tejer (On Weaving, 1965), que se ha vuelto a reeditar para la ocasión en versión bilingüe.

A partir de esta fecha, Albers da un giro radical y concentra todas sus energías en la impresión gráfica -esencialmente serigrafías, aguatintas, litografías y ediciones offset-, dejando de lado sus labores de tejedora. Sí continuó realizando, sin embargo, colaboraciones con talleres y compañías de producción textil, con el objetivo que marcó toda su carrera: poner sus diseños al alcance del gran público y permitir la difusión igualitaria del arte.