Amazon
Letrero de la compañía Amazon. EUROPA PRESS

La Comisión Europea ordenó este miércoles a Luxemburgo que recupere 250 millones de euros que Amazon debería haber pagado en impuestos, tras declarar que el Gran Ducado concedió ventajas fiscales ilegales al gigante del comercio electrónico.

Además, el órgano comunitario ha decidido denunciar también a Irlanda ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por no recuperar los 13.000 millones de euros que Apple dejó de pagar en impuestos por las ventajas fiscales ilegales de que se benefició en el país

El Ejecutivo comunitario ha concluido que "Luxemburgo concedió ventajas fiscales indebidas a Amazon por unos 250 millones de euros", lo que es "ilegal" porque "permitió a Amazon pagar sustancialmente menos impuestos que a otras empresas", explicó la CE en un comunicado. Por ello, la Comisión ha ordenado a Luxemburgo que recupere esta "ayuda ilegal".

Las ventajas concedidas a la empresa estadounidense permitieron que "casi tres cuartos de los beneficios de Amazon no fuesen gravados", es decir, "se permitió a Amazon pagar cuatro veces menos impuestos que a otras empresas locales sujetas a las mismas normas fiscales", dijo la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

Se permitió a Amazon pagar cuatro veces menos impuestos que a otra entidades

La investigación iniciada en 2014 por la Comisión ha concluido que Luxemburgo otorgó un pacto fiscal a Amazon en 2003, que fue prolongado en 2011, por el que se rebajó "sin justificación válida" la cantidad que debía pagar.

Este pacto permitió a Amazon trasladar la "gran mayoría" de sus beneficios desde una compañía del grupo (Amazon EU), que operaba efectivamente en Luxemburgo y estaba sujeta a impuestos en el país, a otra compañía del grupo (Amazon Europe Holding Technologies) que "no tenía empleados, ni oficinas, ni actividad empresarial" allí, explicó Vestager.

El pacto fiscal en cuestión permitió que la primera pagase un canon a la segunda a niveles que, según reveló la investigación, "estaban inflados y no reflejaban la realidad económica", afirmó.

Vestager explicó que la estructura empresarial no plantea un problema de ayudas de Estado, sino que lo que se investigó fue "el método para determinar el canon pagado por la compañía operativa al 'holding', que fue respaldada por el pacto fiscal".

La conclusión fue que el tratamiento concedido por el Gran Ducado le dio una ventaja ilegal con respecto a otras empresas. Amazon mantuvo esta estructura entre mayo de 2006 y junio de 2014.

La comisaria de Competencia indicó que Luxemburgo debe recuperar los 250 millones de euros más intereses "lo más pronto posible" para que la compañía no siga beneficiándose de ventajas ilegales.

La entidad, eso sí, ya ha emitido un comunicado explicando que pagó las tasas conforme a la ley y que va a estudiar la posibilidad de recurrir la decisión de la Comisión.

"Creemos que Amazon no ha recibido ningún trato especial de Luxemburgo y que pagamos impuestos en plena conformidad con la legislación tributaria luxemburguesa e internacional. Estudiaremos la decisión de la Comisión y consideraremos las opciones legales, incluyendo una apelación", dijo Amazon Europe.

El Gobierno luxemburgués se defiende

El Ministerio de Finanzas de Luxemburgo salió al paso de la decisión comunitaria y aseguró que su país "no otorgó ayudas ilegales a la compañía" porque, según explicó, Amazon fue gravado acorde a las reglas fiscales aplicables en aquel momento".

Desde el Ejecutivo luxemburgués apuntan que se reservan el derecho "a recurrir la decisión de la CE" porque "estamos comprometidos con la transparencia".

Irlanda no reclamó a Apple

Por otro lado, en agosto de 2016, la CE ordenó a Irlanda que cobrara 13.000 millones de euros más intereses a Apple por haberse beneficiado ilegalmente de ventajas fiscales.

La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, indicó que dicho país tenía que recuperar dicha cantidad de ayudas ilegales y que "más de un año después de que la CE adoptara su decisión, Irlanda todavía no había recuperado ese dinero".

La fecha límite para que Irlanda recuperase ese dinero era el 3 de enero de 2017, dado que los procedimientos europeos establecen un plazo de cuatro meses para ejecutar la decisión desde que esta se comunica.

Aunque las autoridades irlandesas "han hecho progresos" en el cálculo de la cifra exacta de la ayuda ilegal concedida a Apple, solo planean concluir ese trabajo a partir de marzo del próximo año, como muy pronto, según la CE.