Cena ofrecida por el Gobierno en la embajada de España
Imagen de la cena a la que no quiso asistir Francisco Camps. ANTONELLO NUSCA / EFE

El vicepresidente primero y portavoz del Consell, Vicente Rambla, lamentó hoy las críticas del embajador de España ante la Santa Sede, Francisco Vázquez, hacia el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y señaló que es la "primera vez" que un miembro de la diplomacia española "arremete contra un representante del Estado o de un Gobierno autonómico", algo que, añadió, no sabe si obedece a que el representante en el Vaticano "no es de la carrera diplomática, sino un militante del PSOE".

Rambla realizó estas declaraciones en rueda de prensa al ser preguntado por las últimas declaraciones realizadas por Vázquez, quien ayer consideró un "desaire" que Camps no asistiera a la cena ofrecida el sábado por la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en la Embajada de España ante la Santa Sede en honor de los tres nuevos cardenales españoles y que vinculara este gesto del responsable del Consell con una "voluntad de provocar" y de "dar un espectáculo".

Francisco Camps y Rita Barberá estaban sentados varias filas por detrás de María Teresa Fernández de la Vega

La ausencia de Camps en este brindis se produjo después de que la Generalitat Valenciana mostrara su disconformidad por la ubicación que se le asignó en la ceremonia de imposición del capelo cardenalicio a los tres nuevos cardenales españoles, entre ellos el arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco, celebrada en la Basílica de San Pedro de Roma. Camps y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, estaban sentados varias filas por detrás de Fernández de la Vega.

El vicepresidente del Gobierno valenciano manifestó que "desde la Generalitat haremos valer siempre esta institución como corresponde y no aceptamos que se nos quiera ningunear", por lo que "defenderemos -agregó- a la institución y a quienes la representan, independientemente de quienes éstos sean, y esperamos una mayor sensibilidad por parte de los actuales responsables de la Administración del Estado y, en este caso, de un miembro de su diplomacia".

El representante de la Generalitat señaló además que "normalmente los diplomáticos tienen otra función que la de criticar o arremeter, en este caso, contra un representante del Estado o autonómico".

No obstante, manifestó que "lo que hay que destacar de este fin de semana es que Valencia cuenta con un cardenal", un logro, resaltó, del que "nos sentimos muy satisfechos" y que "es motivo de orgullo" para los valencianos. Remarcó que éste "es el aspecto que tiene que quedar".