Corría 1927 y unas de las figuras emergentes de la literatura inglesa no pasaba por un buen momento. Agatha Christie se acababa de divorciar y había sufrido el fallecimiento de su madre. Buscaba un lugar donde desconectar y lo encontró en el Puerto de la Cruz.

Para celebrar el 80 aniversario de la visita de la escritora, el Ayuntamiento de la ciudad turística ha celebrado un Festival Internacional en su honor. Durante una semana -del 23 de noviembre al 1 de diciembre- Christie ha sido recordada mediante conferencias, tertulias, películas, un libro acerca de su visita a las Islas y un cortometraje.

El acto fundamental de la iniciativa se celebró ayer en el Mirador de La Paz. Se descubrió un busto de la escritora en uno de los rincones que la cautivaron en su visita realizado por la artista Marta von Poroszlay.

A pocos metros del busto, también se mostró la placa de una calle que llevará su nombre

Para amenizar el paseo por la parte superior del acantilado de Martiánez, se contó con la presencia de una orquesta y dos actores interpretaron fragmentos del relato de la autora que se desarrollan en el municipio norteño, El hombre del mar.

El acto contó con la presencia del único nieto de la escritora, Mathew Prichard, y del documentalista más relevante de su obra, John Curran.

Por la tarde, se presentó el libros de Nicolás González Lemus, Agatha Christie en Canarias, una obra que recoge multitud de detalles de la visita que la escritora tributó al Puerto de la Cruz y a Las Palmas de Gran Canaria en 1927.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE TENERIFE