¿Cómo se puede ver un eclipse solar con seguridad? Las radiografías y negativos no valen

  • Los expertos alertan de los peligros de una observación directa o sin medios adecuados de un eclipse solar, pues puede lesionar la retina.
  • Las opciones más seguras son las gafas homologadas, muy fáciles de conseguir, o filtros de soldador del número 14.
  • Nunca han de usarse radiografías, filtros fotográficos, gafas de sol, cristales ahumados, negativos, CDs o películas veladas.
  • EE UU vive un eclipse total de Sol de costa a costa.
Donald Trump y su esposa Melania observan el eclipse desde el balcón de la Casa Blanca.
Donald Trump y su esposa Melania observan el eclipse desde el balcón de la Casa Blanca.
AFP

El planetario de Madrid y las diversas instituciones astronómicas advierten desde hace tiempo de que hay que utilizar unas gafas especiales dotadas de un filtro homologado para poder observar los eclipses solares. Se pueden adquirir en ópticas (por unos 5 euros), algunos estancos y en lugares como planetarios y a través de internet (homologadas por el estándar internacional IOS 12312-2).

Si no se pueden adquirir, puede usarse un filtro de soldador del número 14. Estos filtros especializados son baratos y se pueden conseguir fácilmente en ferreterías.

También podemos disfrutar del anillo solar mediante técnicas de proyección. Es uno de los métodos más seguros. Si se tiene un telescopio, basta con colocar una cartulina blanca frente al ocular una vez que se haya dirigido el telescopio al astro. La imágen se proyectará en la cartulina, y así se podrá admirar el fenómeno sin riesgo y por varias personas a la vez.

Y si no tenemos un telescopio, una fórmula muy sencilla que podemos realizar cualquiera en nuestra casa: simplemente con una cartulina negra y un folio. Una actividad recomendada para los más pequeños, como explica el Instituto de Astrofísica de Canarias.

Hacemos un agujerito con un alfiler en la cartulina (cuando más pequeño sea el agujero, más nítidamente se verá la proyección) y la colocamos de forma que el haz de luz pase por él y se proyecte en el folio que colocaremos alineado con el sol y la cartulina.

No valen radiografías ni películas fotográficas

El Sol emite una gran cantidad de radiación que al atravesar el ojo se concentra en la retina, a la que puede dañar provocando ceguera parcial o total irreversible, así que nunca hay que mirarlo directamente, ni tampoco cuando su fuerte brillo disminuye por un eclipse, ya sea total o parcial.

"Mirar al Sol siempre es peligroso", detalla Sergio Barbero, del Instituto de Óptica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), quien recuerda que el daño puede aparecer desde el primer momento. "Nunca miramos a pleno sol porque el fuerte brillo de éste nos hace apartar la mirada", ha añadido. Sin embargo, "el peligro de los eclipses es que, al disminuir el brillo por la oclusión parcial del Sol, nos da la sensación de que la energía que llega sobre nuestra retina no es peligrosa, lo cual no es cierto".

Por eso nunca deben utilizarse, como se hace de forma habitual cuando hay un eclipse, películas fotográficas veladas o radiografías. Los métodos de toda la vida, no sirven, tampoco filtros fotográficos, gafas de sol, cristales ahumados, negativos, CDs o películas veladas...

¿Por qué no son buenos? Porque no filtran radiaciones que son muy perjudiciales para nuestros ojos y pueden causar daños a nuestras retinas. Tampoco son válidos los cristales ahumados, porque aunque por ellos no pasa la radiación infrarroja, si dejan pasar los rayos ultravioleta. Nada recomendable para nuestros delicados ojos.

La quemadura en la retina se reconoce por un punto de color blanco amarillento en el centro del ojo y no es ninguna nimiedad. Si nos pasamos mirando al sol y nuestra retina resulta dañada, podemos perder hasta un 90% de visibilidad, es decir, acabar prácticamente ciegos. Lo peor de todo, es que a priori ni nos daríamos cuenta, porque no duele. Si se nubla la vista tras observar el eclipse, hay que acudir a Urgencias.

Otra de las advertencias de los oftalmólogos es que no nos pasemos mirando al eclipse. Los eclipses solares pueden durar varios minutos, pero el tiempo de seguimiento recomendado es de un minuto. Y, por supuesto, nunca se debe mirar al sol directamente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento