De ello ha informado este martes la Vicepresidencia de la Xunta y Consellería de Presidencia, Administración Públicas e Xustiza en un comunicado, en el que explica que el operativo fue llevado a cabo durante los últimos 11 meses por los miembros del Equipo de Respuesta Policial (Espol).

La labor de este equipo ha permitido detectar una depuradora ilegal en un domicilio particular, en el que los furtivos que operaban en la zona vendían el marisco extraído de forma fraudulenta.

En concreto, fueron detenidas 16 personas acusadas de un delito contra la flora y la fauna (furtivismo) y una por un delito de receptación, contra la salud pública y contra el medio ambiente.

En el dispositivo colaboraron funcionarios del Servizo de Inspección e Control de Recursos, pertenecientes al Servizo de Gardacostas, según ha destacado el departamento autonómico.

Las investigaciones continúan, por lo que no se descartan nuevas detenciones. Por los hechos descritos se tramitó un atestado policial remitido al Juzgado de Ribeira.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.