Incendio en Portugal
Incendio en el distrito de Castelo Branco, en Portugal, que ha obligado a evacuar a más de 150 personas. Sergio Azenha / EFE

Más de 1.200 bomberos combaten los cinco grandes incendios que siguen activos en Portugal, donde preocupa especialmente el fuego declarado el domingo en Sertã, en el centro del país, que ha obligado a evacuar varias aldeas.

Un portavoz de la Autoridad Nacional de Protección Civil explicó este lunes que más de 730 bomberos están concentrados en Sertã, apoyados por 234 vehículos terrestres y una docena de medios aéreos, para intentar controlar el fuego que arde desde el domingo en el distrito de Castelo Branco.

En la zona se encuentran dos aviones cisterna tipo Canadair 215 del 43 Grupo de Defensa de las Fuerzas Aéreas españolas, tras haberse activado este mismo lunes el protocolo de cooperación que existe entre los dos países en el ámbito del combate a los incendios.

La predicción meteorológica es desfavorable, lo
que podría recrudecer los fuegos
El incendio avanza con "gran intensidad" y el fuerte viento está dificultando el combate de las llamas, mientras que los bomberos han tenido que priorizar la seguridad de los vecinos de las pequeñas aldeas que hay dispersas por la zona.

Debido a este incendio han sido desalojados por precaución 158 vecinos, aunque algunos ya han podido volver a sus viviendas.

Las previsiones meteorológicas para los dos próximos días no son favorables, ya que se espera un aumento de las temperaturas y fuertes vientos, aunque las autoridades esperan que durante la noche se pueda invertir la evolución de este fuego.

En el distrito de Castelo Branco hay otro incendio preocupante, en la localidad de Vale do Coelheiro, que ha registrado reactivaciones durante la tarde y donde trabajan cerca de 240 bomberos.

Próximos a Galicia y Extremadura

Los otros tres grandes incendios en territorio luso "evolucionan favorablemente", según Protección Civil, aunque todavía queda trabajo por delante para controlar las llamas.

En el distrito norteño de Braganza, fronterizo con la región española de Galicia, hay declarados dos incendios preocupantes, en Amedo y Beira Grande, que emplean en total a unos 150 efectivos.

El último gran incendio está localizado en la ciudad de Évora, en el distrito del mismo nombre, a unos 100 kilómetros de Badajoz, donde un centenar de bomberos tratan de controlar las llamas.