Huelga Citroen Vigo
Huelga Citroen Vigo EUROPA PRESS

Representantes de CC.OO., CIG y CUT han presentado este viernes en el registro de la delegación territorial de la Xunta en Vigo la convocatoria de una jornada de huelga para el próximo sábado 15 de julio en la planta de PSA Peugeot CItroën, un "primer envite" para "presionar" a la dirección de la empresa y que acceda a someterse a la mediación de un AGA (acuerdo sobre solución extrajudicial de conflictos colectivos de trabajo) para abordar los problemas de sobrecarga de los trabajadores por el repunte de producción.

Manuel Domínguez, portavoz de la CIG, ha recordado que este viernes es "el último día" para que la empresa responda si se somete a esa mediación, y ha insistido en que los sindicatos reclaman "algo muy básico: el equilibrio y el reparto de cargas en la producción". "Queremos poder abordar el incremento de producción sin que eso cause daños en la salud de los trabajadores", ha incidido.

A ese respecto, ha indicado que la primera de las medidas de presión será esa convocatoria de huelga, "empezando por las jornadas extraordinarias", para el 15 de julio. Asimismo, ha recordado que los sindicatos hecho también un llamamiento, esta vez informal, a los trabajadores de la M1 para que, de forma voluntaria, no acudan a trabajar este sábado 8 de julio.

El representante de la CUT, Vítor Mariño, ha subrayado que, al margen de que SIT y UGT se hayan 'descolgado' de la convocatoria de huelga, "todos los sindicatos ven necesaria la mediación". Por ello, ha expresado su esperanza de que la empresa acepte el AGA y los "sindicatos de clase" puedan dialogar en esa mesa de mediación "con una sola voz".

NUEVAS CONTRATACIONES

Con respecto a las nuevas 200 contrataciones confirmadas por la empresa en la Comisión de Empleo de la fábrica, Manuel Domínguez ha advertido de que "las nuevas contrataciones deben hacerse efectivas en las líneas de producción", que es donde se sufre el "alto nivel de absentismo" por las "cargas de trabajo abusivas" que padecen los operarios.

En la misma línea, Santiago García, de CC.OO., ha afirmado que las nuevas contrataciones vienen a "dar la razón" a los sindicatos sobre la necesidad de más personal para abordar los ritmos de trabajo. "Los trabajadores no aguantan este ritmo, la plantilla se está hundiendo", ha constatado, y ha advertido de que esos contratos temporales son "insuficientes" porque "son para cubrir huecos de trabajadores de baja".

"No se generan nuevos puestos de trabajo, si fuera así, se podría distribuir la carga y no habría tanto absentismo", ha apuntado, y ha denunciado que muchos de los operarios caen enfermos por "problemas psicológicos".

Finalmente, Vítor Mariño ha insistido en que "las nuevas contrataciones solo sirven para paliar un déficit que ya tenía la fábrica, y que viene arrastrando desde hace tiempo". Según ha indicado, hay unos 400 empleados de baja, y hay

empleados que están "trabajando 12 horas para cubrir tres turnos con dos personas".

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.