Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF)
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (c), la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el secretario de Estado de Presupuestos, Alberto Nadal (i). EFE/Ballesteros

El Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) ha aprobado este viernes elevar en una décima, hasta el 0,4%, el objetivo de déficit para 2018 y el 0,1% para 2019, cuando era del 0%, y lo ha hecho con el rechazo de seis comunidades socialistas (todas menos Extremadura, que se abstuvo), Cantabria y Cataluña.

Si bien Cataluña se posicionó en contra, no pudo votar al enviar la Generalitat como representante al secretario de Economía, Pere Aragonés, y, estatutariamente, en este foro sólo pueden votar los consejeros autonómicos.

Votaron a favor de los nuevos objetivos de déficit las cinco comunidades del PP, las ciudades autónomas Ceuta y Melilla y Canarias, que el jueves consiguió del ministro Cristóbal Montoro el compromiso para que las islas puedan destinar el superávit de este año a inversiones productivas.

El Consejo de hoy, presidido por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se celebra a sólo una semana del anterior, y con la pretensión de suavizar los objetivos de déficit de las comunidades y permitirles una mayor holgura de gasto.

Sin embargo, las comunidades socialistas han coincido en criticar esa décima de margen al entender que lo que necesitan es que se suavice la regla de gasto para poder invertir sus ingresos.

Además, han lamentado que el Gobierno quite la décima, que entrega a las comunidades, a la Seguridad Social, un ámbito ya deficitario que, dicen, siempre han querido preservar junto a la sanidad y la educación.

Explicación de la consejera extremeña

La consejera de Hacienda, Pilar Blanco Morales, ha asegurado que comparte todas las críticas que este viernes se han reiterado en la reunión, pero ha asegurado que por la situación de Extremadura, por el cambio introducido por Hacienda y porque su gobierno defiende "la normalidad institucional", ha decidido abstenerse.

"Queremos que este país funcione mejor, que el crecimiento llegue a todos los hogares y que seamos capaces de seguir hablando para resolver los problemas de las personas", ha dicho.

Ha explicado que había comunicado su voto a la dirección del PSOE y ha negado que esta abstención rompa ninguna línea de actuación socialista porque ella sólo representa hoy a la Junta de Extremadura. Ha rechazado también que esté enviando ninguna señal sobre qué debe hacer el PSOE en la votación en el Congreso del techo de gasto, porque no es quién para eso, ha dicho.

"Es la posición de Extremadura en este momento concreto. La vida sigue y la política es entendimiento, búsqueda de consenso, de aquellos aspectos donde podemos estar todos de acuerdo, lo que no se consigue en un días, dos o tres, sino hablando y volviendo a hablar", ha explicado.