Los europeos con cinco años de residencia se tratarán "como si fueran británicos" tras el 'brexit'

  • Theresa May afirma que ningún ciudadano de la Unión Europea (UE) que ya esté residiendo legalmente en el Reino Unido deberá irse del país.
  • Tras el abandono del bloque comunitario tendrán los mismos derechos en cuanto a asistencia sanitaria, educación, prestaciones sociales y pensiones.
  • Los europeos en el Reino Unido deberán pedir un "documento de residencia" para acceder a un empleo o a los servicios públicos.
  • Por su parte, el negociador jefe de la Unión Europea para el 'brexit', Michel Barnier, pidió "más ambición, claridad y garantías" a la propuesta.
Manifestantes contrarios al 'brexit' participan en una protesta ante el Tribunal Supremo en Londres, Reino Unido.
Manifestantes contrarios al 'brexit' participan en una protesta ante el Tribunal Supremo en Londres, Reino Unido.
EFE

La primera ministra británica, Theresa May, afirmó este lunes en el Parlamento británico que ningún ciudadano de la Unión Europea (UE) que ya esté residiendo legalmente en el Reino Unido deberá irse una vez que el país abandone el bloque comunitario.

"Ha habido mucha ansiedad sobre lo que les va a suceder a los europeos cuando dejemos la Unión. Hoy quiero aplacar esa ansiedad", dijo May en una sesión en la que informó a los diputados sobre la cumbre europea a la que asistió el viernes.

Tal como avanzó a los líderes continentales en Bruselas, May indicó que los europeos con cinco años de residencia en el Reino Unido serán tratados "como si fueran ciudadanos británicos" en cuanto a asistencia sanitaria, educación, prestaciones sociales y pensiones.

En paralelo a la intervención de May en los Comunes, el Gobierno publicó un documento de 24 páginas en las que detalla su propuesta sobre el futuro estatus legal de los comunitarios en el Reino Unido y los británicos en el resto de la Unión Europea.

La oferta británica subraya que los europeos que hayan obtenido el estatus de "asentados" permanentes tras cinco años de residencia en el país podrán continuar optando a la reunificación familiar tras el brexit. "No habrá rupturas familiares", aclaró May, quien indicó que los comunitarios con permiso de residencia "podrán traer a miembros de su familia en los mismos términos que los ciudadanos británicos".

Documento de residencia

El texto divulgado por el Ejecutivo puntualiza que todos los ciudadanos europeos en el Reino Unido, "con independencia de cuándo llegaron", deberán pedir tras el brexit al Ministerio de Interior un "documento de residencia" para demostrar que cuentan con permiso de trabajo y tienen derecho a ser atendidos en centros sanitarios

Este documento será imprescindible para todos los comunitarios que quieran acceder a un empleo o a los servicios públicos, con independencia de su fecha de entrada en el país.

Así, la primera ministra aseguró en la Cámara de los Comunes que los derechos de los 3,2 millones de europeos en el Reino Unido y los 1,2 millones de británicos expatriados en el resto del continente son una "prioridad inmediata" en las negociaciones sobre el "brexit" que comenzaron la semana pasada.

May dijo que se establecerá un sistema de registro para los ciudadanos comunitarios tan sencillo como sea posible, tras las críticas que ha recibido su Gobierno por el formulario de más de 80 folios que hasta ahora deben rellenar los europeos para obtener la residencia permanente.

"Queremos eliminar algunos de los requisitos técnicos que actualmente son necesarios para obtener la residencia permanente bajo las normas comunitarias. Por ejemplo, no pediremos a nadie que demuestre que está en posesión de un seguro médico completo", dijo May.

May señaló además que tratará de acordar con Bruselas que los británicos en el resto del continente y los comunitarios en el Reino Unido se continúen beneficiando de la tarjeta sanitaria europea para recibir atención en cualquier país de la UE.

"Contribución muy valiosa" de los europeos

Para Londres, aclarar el estatus de los ciudadanos a ambos lados del Canal de la Mancha es una "prioridad inmediata" en las negociaciones oficiales con Bruselas que se iniciaron de forma oficial la semana pasada. "Los ciudadanos europeos hacen una contribución muy valiosa a la economía, los servicios públicos y la vida cotidiana del Reino Unido", remarcó la dirigente conservadora.

Londres espera acordar con Bruselas una fecha límite en la que los comunitarios deberán haber llegado al Reino Unido para tener derecho a optar a la situación de "asentado" permanente tras cinco años.

May afirmó que esa fecha debe fijarse entre el pasado 29 de marzo, cuando su Gobierno activó el artículo 50 del Tratado de Lisboa —el inicio oficial del brexit—, y el día en el que culmine el proceso de salida de la UE, previsiblemente en marzo de 2019. Aquellos que ya estén en el país antes de ese límite podrán quedarse al menos cinco años, lo que les permitirá optar al estatus de residentes permanentes.

El Gobierno reitera en el documento publicado este lunes que tras la salida de la Unión Europea "la libertad de movimiento se terminará", pero subraya que "la inmigración entre el Reino Unido y la Unión Europea continuará existiendo".

La UE pide "más ambición"

El negociador jefe de la Unión Europea para el brexit, Michel Barnier, pidió "más ambición" a la propuesta sobre el futuro de los ciudadanos europeos en el Reino Unido tras el brexit. "Necesitamos más ambición, claridad y garantías que las que hay hoy en la posición del Reino Unido", señaló Barnier a través de su cuenta de Twitter.

Según dijo, el objetivo de la Unión para los derechos de los ciudadanos es lograr "el mismo nivel de protección que bajo la ley de la UE".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento