Infanta Elena
La Infanta Elena durante el día de la Cruz Roja (©KORPA). KORPA

La Infanta Elena, hija mayor de los Reyes y la más parecida a Don Juan Carlos, es una persona amable, sensible y elegante, que nunca ha querido ser protagonista de la actualidad pero que ha llegado a los españoles por su espontaneidad y cercanía.

Nació en Madrid el 20 de diciembre de 1963 y fue apadrinada por su abuela paterna Doña María de las Mercedes de Borbón y por el Infante Don Alfonso de Orleáns.

Educada para asumir sus responsabilidades como miembro de la Familia Real, Doña Elena ha sabido combinarlas con su actividad profesional y su amor por el deporte, especialmente por la hípica y el esquí, y es además una de las mujeres más elegantes de España, que ha conseguido que un peinado, la tradicional trenza, la identifique.

Doña Elena, madre de Felipe Juan Froilán de Todos los Santos y de Victoria Federica de Todos los Santos, siempre ha estado muy cerca del Rey y fue la primera en darle nietos.

En una entrevista concedida a Efe con motivo de su 30 cumpleaños se autodefinía como una persona "espontánea, con bastante sentido del humor" y romántica, "si por romántica se entiende ser sensible a los sentimientos".

Su formación académica

Se graduó en Magisterio en 1986, y amplió sus estudios en la Universidad de la Sorbona, en París, donde conoció al que después se convertiría en su esposo, Jaime de Marichalar.

Tras licenciarse en junio de 1993 en Pedagogía, Doña Elena volvió a su colegio, Nuestra Señora del Camino, como profesora de Inglés y Humanidades y, posteriormente, retomó su actividad docente como profesora de Inglés en una escuela infantil.

Ocupa el cuarto lugar en la sucesión a la Corona y, en su calidad de representante de los Reyes, acude a numerosos actos oficiales y protocolarios, sobre todo de carácter cultural y dedicados a la protección de la infancia.

Doña Elena no ha dejado de cumplir con sus múltiples responsabilidades, incluso durante el tiempo que, debido a la enfermedad de su esposo, Jaime de Marichalar, vivió en Estados Unidos, en el que acudió a actos puntuales.

Es presidenta de honor del Comité Paralímpico Español y de la Fundación Anti-Sida de España.