El presidente de EE UU, Donald Trump, ha hecho oficial este jueves la salida de EE UU del Acuerdo de París sobre el cambio climático, una decisión que ya adelantaban este miércoles varios medios estadounidenses. Sin embargo, el mandatario ha avisado de que su intención será "renegociarlo" para lograr un acuerdo "más justo".

"Para cumplir mi deber de proteger América y sus ciudadanos, Estados Unidos se va a retirar del acuerdo del clima de París", ha dicho Trump en una comparecencia en los jardines de la Casa Blanca, que fue interrumpida en este punto por el aplauso de los asistentes.

Sin embargo, Trump ha avisado que Estados Unidos saldrá del acuerdo para intentar renegociarlo para lograr un acuerdo "más justo".

"Nos estamos saliendo. Pero vamos a empezar a negociar y veremos si podemos llegar a un acuerdo que sea justo", declaró Trump en su esperada intervención.

Así, el mandatario dejó la puerta abierta a que el país se reintegre en el pacto climático en un futuro o a negociar otro acuerdo "enteramente" nuevo, "mejor" y "más justo" para EE UU.

Con la decisión, EE UU "cesará todas las implementaciones" de sus compromisos climáticos en el marco de París "a partir de hoy", que incluyen la meta propuesta por el expresidente Barack Obama de reducir para 2025 las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 26 y un 28 % respecto a los niveles de 2005.

No queremos que nada se interponga en nuestro camino"No queremos que nada se interponga en nuestro camino", subrayó Trump al comienzo de su discurso al destacar la recuperación económica de EE UU y situar al Acuerdo de París como un obstáculo para la creación de empleos.

Mecanismo de salida

El punto 28 del Acuerdo de París indica que cualquier país que haya ratificado el acuerdo, como es el caso de EE UU, solamente podrá solicitar su salida del mismo tres años después de su entrada en vigor, esto es, el 4 de noviembre de 2019.

Una vez hecha formalmente esa petición, tiene que pasar otro año para que la salida del acuerdo sea efectiva, por lo que habrá que esperar hasta el 4 de noviembre de 2020, el día siguiente de las próximas elecciones presidenciales en EE UU.

Las líneas de argumentación divulgadas por la Casa Blanca en coincidencia con el discurso de Trump señalan que el Acuerdo de París es "malo" para los estadounidenses y que, con su acción de hoy, el mandatario cumple con su promesa de campaña de "poner en primer lugar a los trabajadores" del país.

El acuerdo fue "mal negociado" y con "desesperación" por el Gobierno de Obama, "en detrimento" de la economía y el crecimiento de EE UU.

"Estados Unidos ya está liderando el mundo en producción de energía y no necesita un mal acuerdo que dañará a los trabajadores estadounidenses", según la Casa Blanca.

He sido elegido para representar a los ciudadanos de Pittsburgh, no de ParísTrump ha calificado el acuerdo de "draconiano" y lo acusa de redistribuir "la riqueza de EE UU a otros países". También lo calificó como "un ejemplo de un trato que es desventajoso para Estados Unidos".

"He sido elegido para representar a los ciudadanos de Pittsburgh, no de París", ha argumentado el presidente sobre la salida.

Durante su campaña electoral, Trump criticó duramente el acuerdo de París y el cambio climático, un fenómeno que llegó a calificar en el pasado de "invento" de los chinos, y hoy insistió en que su única "obligación" es con las promesas que le llevaron a la Casa Blanca y con "proteger" los intereses estadounidenses. 

Reacción de Obama

El Acuerdo de París se firmó durante el mandato del presidente estadounidense Barack Obama, quien definió ese pacto como "un punto de inflexión" y la "mejor oportunidad" para salvar al planeta.

Tras el anuncio de Trump, el expresidente estadounidense ha lamentado que con la retirada del acuerdo Estados Unidos se sitúa en "el pequeño puñado de países que rechazan el futuro".

"Aunque este Gobierno se une un pequeño puñado de países que rechazan el futuro, confío en que nuestros Estados, empresas y ciudades darán un paso al frente y harán aún más para liderar el camino" en la lucha contra el cambio climático, indicó

Apoyo republicano

Tras el anuncio, los líderes republicanos en la Cámara de Representantes, Paul Ryan, y en el Senado, Mitch McConnell, aplaudieron la decisión del presidente estadounidense.

"Felicito al presidente Trump por cumplir su compromiso con el pueblo estadounidense y retirarse de este mal acuerdo", señaló Ryan, presidente de la Cámara de Representantes, en un comunicado. Ryan recalcó que el pacto de París "habría elevado el coste de la energía, y golpeado con más dureza a los ciudadanos de medianos y bajos ingresos".

Por su parte, McConnell aplaudió a Trump por hacer frente "al asalto a la energía doméstica del Gobierno del expresidente Barack Obama", quien firmó la entrada de EE UU en el pacto.