Al menos 22 personas han muerto, varios de ellos niños, y otras 59 han resultado heridas este lunes por la noche, tras producirse un atentado con una bomba en Mánchester, durante el concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande en el estadio Manchester Arena.

La detonación se registró instantes después de finalizar el concierto en el hall de entrada al recinto con acceso directo a la principal estación de trenes de la ciudad, junto a una zona de las taquillas. El estadio fue evacuado rápidamente, trasladando a los heridos a los ocho hospitales próximos.

El jefe de la investigación policial ha informado de que el atacante falleció en la explosión, por lo que podría confirmarse la hipótesis del atentado suicida. Al parecer, el sospechoso habría actuado en solitario, pero Estado Islámico reivindicaba a mediodía el atentado.

La Policía británica anunció horas después la detención de un hombre presuntamente relacionado con el atentado. Se trataría de un hombre de 23 años y la detención se ha producido en South Manchester.

La primera ministra británica Theresa May emitió un comunicado calificando de "atroz" el ataque terrorista. Con posterioridad a una cumbre de emergencia, May compareció publicamente para insistir en calificar de barbarie el atentado contra niños y jóvenes. Sin embargo, su discurso se centró en la capacidad de reacción de los ciudadanos de Manchester y de los servicios sanitarios y policiales que ayudaron a las víctimas.

Entre los asistentes al concierto, en un estadio que tiene capacidad para 21.000 personas, había numerosos menores y adultos. Muchos de ellos abandonaron el auditorio presos del pánico tras escucharse la explosión (algunos testigos afirman que fueron dos terroristas), cuyo origen no ha sido establecido aún. Algunas personas, según el diario Daily Mirror, la describieron como un ruido parecido a una bomba.

El líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, envió sus condolencias a las víctimas, y el líder del Partido Liberaldemócrata, Tim Farron, condenó el "horrible" ataque contra "niños y jóvenes que simplemente estaban disfrutando de un concierto".

Un portavoz del estadio Manchester Arena afirmó que la explosión se produjo "fuera del recinto", cerca de la zona de taquillas. Los responsables del estadio afirmaron que el suceso ocurrió "en el espacio público" cuando "la gente estaba abandonando el espectáculo de Ariana Grande".

Algunas de las personas que estaban en el concierto han colgado en la red vídeos donde se ve a la gente huyendo de la zona y gritando cuando terminaba el evento, sobre las 22:30, hora local (23:30 h en España).

The Hollywood Reporter, por otra parte, ha informado de que la cantante Ariana Grande se encuentra bien. La cantante reaccionaba unos minutos después del atentado en su cuenta de Twitter diciendo que se encontraba "rota" y "sin palabras" por lo ocurrido y pedía perdón. "Broken. from the bottom of my heart, i am so so sorry. i don't have words", han sido sus declaraciones.

Estación cerrada y falsa alarma

Posteriormente, la Policía llevó a cabo una "explosión controlada" en las inmediaciones del Manchester Arena, al detectarse un objeto sospechoso, pero finalmente se constató que no se trataba de material explosivo.

La detonación se produjo en los jardines de Cathedral Gardens, frente a la estación de tren de Victoria y el recinto deportivo. "Los agentes que llevaron a cabo la explosión controlada por precaución en Cathedral Gardens confirman que era ropa abandonada", afirmó un portavoz de la policía británica minutos después.

La Red de Ferrocarriles británica anunció a través de Twitter que la estación de tren Victoria ha sido evacuada y cerrada, agregando que "se espera que la perturbación continúe hasta el final del día".

Escenas de pánico

Testigos que asistían al concierto describieron a los medios locales escenas de pánico tras escuchar una "enorme explosión". "Todo el mundo estaba gritando y corriendo, el suelo estaba repleto de abrigos y teléfonos móviles. La gente simplemente lo arrojaba todo", relató a la BBC Robert Tempkin, de 22 años, en declaraciones recogidas por la agencia Efe.

Majid Khan, de 22 años, describió a la agencia local PA cómo la explosión se produjo una vez terminado el concierto, cuando el público comenzaba a abandonar el recinto. "Se produjo una detonación y todas las personas que estaban en el otro lado del pabellón se pusieron a correr de pronto hacia nosotros porque trataban de salir hacia (la calle) Trinity Way", afirmó Khan.

Esa salida "estaba bloqueada, por lo que todo el mundo corría para encontrar cualquier salida lo antes posible", afirmó.

Otro testigo explicó que poco después de que la cantante se despidiera del público "las luces se encendieron, se produjeron grandes estruendos y la gente empezó a correr y gritar". "Nos metimos en un ascensor hacia el piso superior, hacia las salidas. Cuando se abrieron las puertas vi sangre en el suelo y dos personas heridas. Tenían sangre en toda su cara", afirmó ese testigo.

Ayuda e información

Facebook ha activado el llamado Safety Check para que las personas que se encuentren cerca del lugar puedan comunicarse con sus familiares y amigos.

Para los españoles que puedan requerir ayuda o información, la Guardia Civil informa del siguiente teléfono: