Pedro Sánchez, en Pozuelo de Alarcón
Pedro Sánchez sale de la agrupación de Pozuelo de Alarcón, donde ha votado en las primarias del PSOE. Emilio Naranjo / EFE

Pedro Sánchez ha ganado las primarias del PSOE a Susana Díaz en toda España, salvo en Andalucía, donde su rival es presidenta autonómica y alcanzó el 63% de los sufragios, frente al 31% de su oponente.

El hasta hoy ex secretario general ha cimentado su triunfo en federaciones que le eran propicias como Baleares, Cantabria, Navarra (las tres, con más del 70% del voto favorable) o Cataluña, donde el PSC le ha otorgado el 82% de los votos a pesar de los intentos de su rival por congraciarse con el ala más federalista del partido.

También ha adelantado a Díaz en Canarias (58%), Castilla y León (52%), Ceuta (64%), Galicia (66%), Melilla (64%) y Murcia (49%). Además, se ha hecho con la victoria en La Rioja (60%), donde su ex mano derecha, César Luena, le había retirado el apoyo, y en Asturias (53%), federación comandada por el actual presidente de la gestora, Javier Fernández.

Sánchez gana a los barones críticos

Pedro Sánchez ha conseguido los apoyos decisivos en las federaciones donde los secretarios generales se había alineado con su rival.

Su proyecto ha adelantado al de  Díaz en la Comunidad Valenciana de Ximo Puig (64% frente al 27%), la Castilla-La Mancha de Emiliano García Page (48% frente a 43%) , la Extremadura de Guillermo Fernández Vara (48% por el 43% de Díaz) y las federaciones madrileña y aragonesa que encabezan, respectivamente, Sara Hernández (47% frente a 32%) y Javier Lambán (46% frente a 42%).

Patxi López solo ha logrado imponerse en su propio territorio, Euskadi, donde las urnas han arrojado un 53% de papeletas para su candidatura, por el 39% de Pedro Sánchez y el 7% de Susana Díaz.