El imán más sofisticado en la historia fabricado
El imán más sofisticado en la historia, cuyo peso peso es equivalente al de un avión Boeing 747. Fusion for Energy

Este viernes se ha presentado en la Spezia (Italia) el imán más sofisticado y potente de la historia que, con un peso equivalente al de un avión Boeing 747, será capaz de generar un campo magnético un millón de veces más poderoso que el de la Tierra.

El imán está destinado al ITER, la mayor instalación experimental del mundo dedicada a demostrar la viabilidad de la energía de fusión que se está construyendo en Cadarache (Francia) con un presupuesto de más de 14.000 millones de euros.

La fusión, que es el proceso que proporciona energía al sol y las estrellas, se produce cuando los núcleos atómicos ligeros se fusionan para formar otros más pesados y liberan gran cantidad de energía, que los expertos ven "segura, ilimitada y sostenible".

Aris Apollonatos, el portavoz de Fusión for Energy (F4E), la empresa catalana que ha licitado el proyecto de construcción, ha explicado que el imán formará parte del equipo que se instalará en el ITER, una instalación compuesta de poderosos imanes superconductores (conocidos como bobinas de campo toroidal) que confinan un plasma supercaliente, que esperan que alcance una temperatura de 150 millones de grados centígrados.

Gracias a esta instalación se podría generar una potencia de fusión de 500 megawatios en siete minutos

El ITER contará con 18 bobinas de campo tiroidal, nueve fabricadas en Japón y diez en Europa (nueve más una de recambio). Cada una de esas bombinas tendrá 13 metros de altura, 9 metros de ancho y pesará 300 toneladas, el mismo peso que un avión Boeing 747.

Cuando sean propulsadas con fuerza, las bobinas de campo toroidal del ITER generarán un campo magnético que alcanzará 11,8 Teslas, aproximadamente un millón de veces más poderoso que el campo magnético de la Tierra.

Los científicos esperan que el ITER genere una potencia de fusión de 500 megawatios durante aproximadamente siete minutos.

Europa contribuye al proyecto sufragando casi la mitad de los costes de producción, mientras que los otros seis miembros del ITER (China, Japón, India, Corea, Rusia y EE UU) cubren el resto a partes iguales.

España se suma al proyecto

Dos empresas españolas, Iberdrola Ingeniería y Construcción y Elytt, han participado en la fabricación del imán a través de F4E, la agencia de la UE instalada en Barcelona encargada de los contratos de fabricación de los 10 imanes y de la contribución de Europa al ITER.

Según Apollonatos, con la participación en la construcción de este imán gigante de las dos empresas españolas, la industria nacional "ha aumentado su prestigio".

Los responsables del proyecto consideran que con la participación de dos empresas españolas se ha "aumentado el prestigio" de la industria nacional

Iberdrola Ingeniería y Construcción es la responsable de la gestión, ingeniería y garantía de los niveles de calidad del proyecto. El jefe de proyecto de la empresa, Andrés Felipe, ha afirmado que "formar parte del ITER, un proyecto que experimentará con la energía del futuro, nos brinda la oportunidad de demostrar nuestros conocimientos y adquirir, a cambio, más experiencia en ingeniería".

"Gracias a nuestra participación en la fabricación de los imanes del ITER, nuestra pyme ha adquirido más competencias en tecnologías de superconductividad para la fusión y aceleradores de partículas", ha señalado Aitor Echeandia, consejero delegado de Elytt.

En opinión de Alessandro Bonito-Oliva, responsable de la Sección de Imanes de F4E, "gracias a nuestra determinación y a la excelente colaboración entre la F4E y sus socios hemos completado el núcleo de la primera bobina de campo toroidal de Europa".

La F4E se creó como entidad jurídica independiente en virtud de una decisión del Consejo de la UE, se constituyó en abril de 2007 para un período de 35 años y sus oficinas están en Barcelona.