PP y PNV sellaron este miércoles el pacto sobre el nuevo cupo vasco que facilitará el apoyo de los nacionalistas a los Presupuestos Generales del Estado para 2017, lo que permitirá, a su vez, que las cuentas superen las enmiendas a la totalidad presentadas por las oposición.

En concreto, Euskadi recibirá 1.400 millones en concepto de ajuste de la liquidación de los impuestos que la comunidad entregó al Estado en los quinquenios 2007-2011 y 2012-2016 y por las políticas activas de empleo pendientes.

Además, las dos partes han logrado fijar un cupo provisional para 2017 de 1.300 millones de euros, que tras descontar los 344 millones de políticas activas de empleo, se quedará en 956 millones a pagar, según detalló en Vitoria el consejero de Economía vasco, Pedro Azpiazu.

En conjunto, el acuerdo supone para la autonomía "quince años de paz fiscal", como lo definió el martes el portavoz del Ejecutivo jeltzale, Josu Erkoreka.

Más inversiones y 'paz legal'

El cupo vasco era para el PNV una condición "necesaria, pero no suficiente" para apoyar los Presupuestos de 2017.

Los nacionalistas anunciaron después, por boca de su portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, que el PP se ha comprometido, también, a acabar las obras del AVE vasco (la conocida como 'Y ferroviaria' que unirá las capitales de Vitoria, Bilbao y San Sebastián con Irún al norte y Madrid al sur) en el año 2023 y a conectarlo con Francia (para llegar a París) en el año 2025. Este "cronograma", como lo calificó Esteban, anticipa futuros acuerdos entre las formaciones, a fin de que el calendario salga adelante.

La tercera pata de la entente incluye el compromiso del Gobierno central para disminuir el coste de la factura eléctrica de las empresas vascas, un mayor gasto en I+D+i y un nuevo marco de diálogo para que el Estado retire los recursos de inconstitucionalidad contra las leyes forales de Patrimonio, reparación de víctimas policiales, Municipal o de Adicciones, que regula, entre otras, los clubes privados de cannabis.

Josu Erkoreka justificó que el pacto con el PP "no blanquea" la corrupción que afecta a los de Génova, por la que sus responsables tendrán que responder "ante los tribunales". Sus réditos, sin embargo, sí suponen "soluciones" para la autonomía vasca, según afirmó en una entrevista en Radio Euskadi.

El PP busca a Nueva Canarias

La tramitación presupuestaria arrancó este miércoles con la defensa del proyecto de presupuestos por parte del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro y la intervención de parte de los portavoces parlamentarios. El trámite se alargará hasta el jueves, cuando se producirá la votación de las enmiendas a la totalidad.

La suma de PP, C's, PNV y CC provocará un empate que hará decaer las enmiendas a la totalidadEl PNV sumará sus cinco parlamentarios a los 137 del PP, los 32 de Ciudadanos y el escaño de Coalición Canaria para provocar un empate a 175 votos (de los 350 del Congreso) que haga decaer las enmiendas a la totalidad de PSOE, Podemos, ERC, PDeCAT, Bildu, Compromis y Nueva Canarias y permita que las cuentas públicas para 2017 entren en la fase de enmiendas parciales.

El Ejecutivo tendrá que negociar enmienda por enmienda, aunque aún podrá vetar las adicciones al texto original que supongan un incremento del gasto público o disminución de los ingresos fiscales.

Su objetivo, después del pacto alcanzado con los Ciudadanos de Albert Rivera, es introducir la menor cantidad de enmiendas posibles, por lo que buscará el apoyo -o la abstención- del diputado de Nueva Canarias Pedro Quevedo, que se ha mostrado dispuesto a ceder siempre que se contemplen las peticiones de su partido. Su voto sería el número 176, aunque también es válida su abstención, toda vez que el Gobierno solo necesita más síes que noes.