La batalla de los avales se abre paso en el PSOE

  • En la candidatura de Susana Díaz confirman que buscan "arrollar" y tener el máximo posible de avales para hacer una demostración de fuerza.
  • En el equipo de Pedro Sánchez dan por descontado que Díaz será quien más avales saque, pero cuentan con tener "voto oculto".
  • Colaboradores del exsecretario general plantean que las firmas que consiga cada candidato "se destruyan automáticamente", una vez validadas.
  • A falta de la aprobación definitiva, la votación de las primarias será el 21 de mayo y la recogida de firmas será entre el 20 de abril y el 4 de mayo.
Pedro Sánchez, Susana Díaz y Patxi López.
Pedro Sánchez, Susana Díaz y Patxi López.
ARCHIVO

Oficialmente el proceso de primarias no se convocará hasta este sábado, pero los equipos de los tres aspirantes a la secretaría general del PSOE ya andan contanto avales para poder convertirse en candidatos oficiales. A falta de la aprobación definitiva por el Comité Federal, la votación de las primarias será el 21 de mayo y la recogida de firmas se producirá entre el 20 de abril y el 4 de mayo. Sin embargo, tanto Patxi López como Susana Díaz y Pedro Sánchez se han puesto manos a la obra conscientes de que el número de avales recabados será leído irremediablemente como una primera medición de fuerzas entre rivales.

Tal y como se aprobó en el reglamento de procesos electorales internos en 2014, la gestora ya ha adelantado que no habrá limitación de avales por arriba, una vieja reivindicación de las bases del partido y que desde el entorno de Sánchez y de López habían visto con buenos ojos, a diferencia del de la presidenta andaluza. "Pretender que se imponga un límite por aspirante es una muestra de debilidad", afirman desde la candidatura de Díaz. Su objetivo, señalan, es conseguir "todas las firmas que puedan" para hacer una demostración de fuerza, dado que ven los avales como "un indicador del resultado final, una primera referencia".

Pero sobre todo, buscan sacar músculo y "arrollar" porque cuentan con la "teoría de marketing electoral y político del caballo ganador". Ésta, basada en la llamada "teoría de la espiral del silencio" de la politóloga alemana Noelle-Neumann, estima que la mayoría de electores votan por aquellos candidatos que dan la sensación que serán los ganadores, para así sentir que pertenecen a un grupo poderoso e influyente. También se conoce como el efecto bandwagon, o lo que en términos populares se denomina subirse al carro ganador.

En el equipo de Sánchez dan por descontado que Díaz será quien más firmas obtenga, pero insisten en que no será indicativo de nada. "El candidato oficialista siempre saca más avales, y ella pondrá en marcha todo el aparato", afirma un miembro de la canditatura del exsecretario general. "En el proceso de avalar la gente queda retratada y se apunta porque porque se siente presionada. Pero al final el voto último, el que cuenta, es secreto, y siempre hay voto oculto". Creen, además, que los aspirantes del aparato, como consideran a Díaz por su gran apoyo orgánico junto al de la vieja guardia del PSOE, "suelen tener más avales que votos". Y como ejemplo, recuerdan a José Bono frente a José Luis Rodríguez Zapatero y a Joaquín Almunia frente a Josep Borrell. Bono y Almunia tuvieron muchos más avales, y los dos fueron derrotados.

No obstante, desde el entorno de Sánchez insisten en que no harán "una guerra de avales" porque, a su juicio, se traduce en una presión al afiliado", una idea que es compartida por la candidatura de Patxi López. "Tenemos los avales de sobra, así que no entraremos en esa guerra porque es falsa. Se ha demostrado que mucha gente que avala luego no vota igual, es una manera falsa de hacer una previsión del resultado final", afirma uno de los colaboradores del exlehendakari. "Además, es una herramienta que puede ser utilizada para presionar y tensionar a la militancia en lugar de para apelar al debate. Queda reflejado tu nombre y tu DNI, es un marrón", agrega.

Mismas normas que en 2014

En la conferencia política del PSOE de 2013, los socialistas introdujeron un tope máximo de avales para los procesos electorales internos. De esta manera, se argumentaba, se pretendía impedir que un solo aspirante acaparase un número tan alto de apoyos que impidiese que se presentaran más candidaturas. Sin embargo, en junio de 2014 se optó finalmente por no poner este tope. La Ejecutiva de Alfredo Pérez Rubalcaba así lo aprobó y con esas normas, en la primera vez que se consultó a la militancia, fue elegido secretario general Pedro Sánchez en las primarias de julio de ese año. Entonces Sánchez, con el apoyo de Díaz y del PSOE andaluz, presentó 41.388 avales; Eduardo Madina, 25.238 y el candidato de Izquierda Socialista, José Antonio Pérez Tapias, 9.912. El resultado fue de 64.086 votos para el primero, frente a 47.734 para el segundo y 19.843 para el tercero.

Para esta ocasión, la normativa que regirán las primarias y el congreso será básicamente la misma que aprobó el Comité Federal por unanimidad en septiembre de 2014, bajo mandato ya del propio Sánchez. En consecuencia, el número mínimo de avales que deberá presentar cada aspirante para que su candidatura sea oficial será el mismo, es decir un 5 % de los alrededor de 189.000 militantes del partido (unas 9.000 firmas), a falta de conocer el censo definitivo, que quedará cerrado este sábado pero no se conocerá hasta una vez concluido el plazo de alegaciones.

Este viernes, en una reunión mantenida en Ferraz entre el responsable de Organización de la gestora, Mario Jiménez, y sus homólogos de las diecisiete federaciones socialistas, más los de Ceuta y Melilla, se han fijado los calendarios y plazos, que será aprobados este sábado en el Comité Federal. Los precandidatos presentarán su candidatura los días 17, 18 y 19 de abril, y al día siguiente podrán empezar la recogida de avales, hasta el 4 de mayo.

Plazos y controversia por los afiliados directos

No obstante, el censo definitivo no se concocerá hasta el 28 de abril, una vez que se hayan revisado las firmas y se hayan verificado, un plazo que el equipo de Sánchez considera un "sinsentido", ya que supone "ponerse a recoger avales sin saber exactamente cuantos necesitas".

Otro de los puntos de conflicto en la reunión ha sido el voto de los afiliados directos.El secretario de Organización de los socialistas navarros, Santos Cerdán, miembro de la candidatura de Sánchez, ha planteado que pudieran votar en la agrupación más cercana a su domicilio, pero la gestora ha decidido que tendrán que votar en una mesa específica que se pondrá en cada provincia. Una decisión que ha causado malestar en la candidatura de Sánchez, porque estiman que dificultará el sufragio de multitud de estos afiliados en la medida en la que dicha mesa estará en muchos casos a decenas de kilómetros de distancia.

Entre el 4 de mayo y el 21, día de las primarias, se celebrarán los llamados “congresillos”, en los que se eligen a los delegados que asistirán al congreso que se celebrará los días 17 y 18 de junio. En dicho cónclave se presentará el secretario general erecién elegido, donde serña ratificado y se votará, además, a los miembros de la ejecutiva que compondrán su equipo y a los órganos federales de dirección.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento