"Amenazas" y "manotismo" son las dos palabras que se pueden rescatar de la tensa bronca que han protagonizado las bancadas de PP y Podemos este jueves en el Congreso durante el debate de la reforma de la estiba.

A tanto ha llegado el enfrentamiento que incluso la presidenta de la Cámara, Ana Pastor, ha tenido que intervenir en repetidas ocasiones para avisar a los implicados que estaban dando "un muy mal ejemplo a los ciudadanos".

La intervención del diputado popular, Miguel Barrachina, encendió los ánimos. "He aguantado muchas amenazas como para que vengan a amenazarme los del brazalete", dijo, refiriéndose al distintivo mostrado por Podemos durante el Día de la Mujer.

El turno de réplica fue entonces para la número dos del partido morado, Irene Montero, quien alegó que las afirmaciones de Barrachina eran "mentira" y llamó a la reflexión, según ella, ante "el manotismo" del grupo parlamentario popular.

Protestas

"Quienes amenazan a periodistas, a jueces y a policías también amenazan al Partido Popular", siguió Barrachina. Tras este comentario se inició un tenso intercambio con todo tipo de comentarios, ante lo que Ana Pastor tuvo que pedir calma.

También tuvo que intervenir en el momento en que algunos diputados de Podemos lanzaron un mensaje de apoyo a los estibadores, que tenían representación en la sesión, ocupando la zona de invitados. Los allí presentes aplaudieron y vitorearon la intervención por ejemplo de Sergio Pascual y Alonso Cantomé al tiempo que Pastor recordó que en las tribunas "no se puede hacer ninguna manifestación".