Irene
Irene y sus papás

Los Duques de Palma salieron del centro médico hacia las 19:00 horas del miércoles, cinco minutos después de que la Reina Sofía y su hermana Irene de Grecia abandonaran también la clínica.

"Los niños están mas tranquilos de lo que esperábamos", declararon los Duques de Palma en alusión a la posible aparición de celos entre los pequeños. No obstante, han advertido de que "habrá que esperar más tiempo" para observar su reacción, si bien en estos primeros días los niños "han hecho muchos dibujos para regalar a su hermana" recién nacida.

Unas 250 personas esperaban en los jardines de la clínica Teknon de la Infanta y de su hija, a las que han recibido con aplausos y muestras de afecto, con gritos como "felicidades por la niña" o "enhorabuena Cristina".

Irene Urdangarín vestía un faldón de piqué blanco con unos bodoques rosas en los bajos y un jersey también blanco de algodón, y en los más de 10 minutos en que duró la presentación permaneció casi todo el tiempo dormida, excepto en un momento en que abrió los ojos.

La niña, de pelo muy rubio, se parece a su hermano Pablo, según sus padres, pero también tiene rasgos similares a sus otros dos hermanos. La Infanta, que dijo que "en la clínica se portan bien todos los niños", puntualizó que "habrá que ver cómo se portará en casa".

Preguntados los padres por si la familia puede aumentar, contestaron que "por ahora no habrá más niños" y anunciaron que el bautizo de Irene será antes del verano

Los Príncipes de Asturias conocen a su sobrina

Los Príncipes de Asturias se acercaron el martes a la clínica Teknon de Barcelona para conocer a su nueva sobrina Irene, la hija de los duques de Palma. Más de 200 personas los acogieron con aplausos y vítoresA su salida, muy sonrientes, Don Felipe comentó que la niña es "guapísima, sanísima y todos estamos muy contentos".

Doña Letizia añadió que Irene "es muy rubita y muy mona".

En cuanto al regalo que habían traído a su sobrina, sólo han desvelado que "le hemos regalado cositas muy bonitas".

Los Príncipes llegaron al centro clínico en un coche que conducía Don Felipe y al bajar del vehículo saludaron a algunas de las personas que esperaban su llegada en la puerta del recinto.

Mas de 200 personas se habían congregado a la entrada de la clínica para ver su llegada. Otros tantos les despidieron cuando abandonaron la clínica, entre vítores y aplausos.

Doña Letizia vestía un traje pantalón de color gris y sostenía en la mano un paquete azul, al parecer un regalo para la recién nacida.

Don Felipe y Doña Letizia habían viajado a la Ciudad Condal desde Madrid, después de asistir a la comida que los Reyes han ofrecido en el Palacio de la Zarzuela al ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton.

NOTICIAS RELACIONADAS: