Los sindicatos han vuelto este domingo a la calle para exigir al Gobierno medidas para atajar la pobreza de trabajadores y pensionistas, ante los incrementos de los precios de los suministros básicos, y a la patronal para que se siente a negociar subidas salariales que permitan recuperar poder adquisitivo.

El secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, antes del inicio de la manifestación ha resaltado la importancia de que "la sociedad dé un paso adelante y exija al Gobierno y las formaciones de la oposición que la economía se alinee con los intereses de los ciudadanos".

Por su parte, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha destacado que la manifestación busca "exigir cambios en las políticas, la derogación de las reformas laborales, acabar con la precariedad y con estos salarios de miseria exigiendo a la patronal una subida de sueldos".

Con los líderes de CC OO y UGT a la cabeza, la manifestación en Madrid arrancó a las 12.00 de la Plaza de Neptuno, bajo el lema Stop al encarecimiento de la vida. Empleo y salarios dignos.

Miles de personas en Madrid

Unas 10.000 personas, según los sindicatos, y 1.500, según la Delegación de Gobierno en Madrid, han secundado el acto en el que no han participado políticos de primera línea y que ha culminado en la Puerta del Sol.

Allí, CC OO y UGT han acortado el final, limitándose a la lectura del manifiesto sin más intervenciones, ante la coincidencia de un acto organizado por un grupo de mujeres que lleva diez días en huelga de hambre y acampadas en Sol, en protesta contra la violencia machista.

Una de estas mujeres ha intervenido en la plataforma montada por los sindicatos para insistir en la urgencia de tomar medidas, como que los huérfanos víctimas de violencia machista perciban el 100% de la pensión de orfandad, y la necesidad de un pacto de Estado.

Ha pedido el apoyo de las instituciones para aquellas "que deciden dar el paso heroico" y ha recordado que "cada tres días una mujer es asesinada en España", unas peticiones que han sido secundadas desde los sindicatos.

En ese cierre de acto, UGT y CC OO han dejado claro que las movilizaciones continuarán mientras el Gobierno no tome medidas urgentes para remediar la creciente desigualdad y mientras la patronal no se siente a conseguir que los salarios ganen poder adquisitivo.

Actos en 40 ciudades

UGT y CC OO han convocado actos de protesta desde este sábado y hasta el jueves 23 de febrero en casi 40 ciudades españolas, con concentraciones ante sedes gubernamentales y patronales y movilizaciones en el centro de las ciudades.

En Andalucía, varios centenares de personas se han manifestado en cinco capitales (Málaga, Córdoba, Jaén, Almería y Huelva) después de que este sábado se celebrara una en Sevilla.

Centenares de personas han secundado el llamamiento en Zaragoza —concentración a la que se han unido algunos partidos políticos— que han resaltado que quieren hacer llegar tanto al Gobierno como a las patronales el deterioro como consecuencia de la crisis. Los representantes sindicales han subrayado que el crecimiento económico únicamente se está notando "en las cuentas de resultados de las empresas y no llega a la gente".

Más de mil personas han reclamado en Santander prestaciones, empleos y salarios dignos durante una manifestación que ha concluido con la advertencia de que "suenan tambores de guerra sindical" y la petición al Gobierno regional de que apruebe un plan de empleo.

En País Vasco, alrededor de unas 2.000 personas han salido a la calle junto a líderes sindicales, quienes han exigido en Bilbao la derogación de la reforma laboral y han reclamado la subida de salarios y pensiones, así como reforzar la Renta de Garantía de Ingresos (RGI).

En Canarias, trabajadores y representantes de ambos sindicatos se han concentrado para protestar por el empobrecimiento que genera la inflación frente al nulo crecimiento de los salarios y pensiones y el aumento de la precariedad laboral.

En Valladolid, más de doscientas personas congregadas en una protesta por un salario digno han reivindicado mejorías junto a los sindicatos, entre ellos UGT, que ha denunciado que "la mejora no llega a los trabajadores".

Más de un millar de personas también se han concentrado este domingo, según los sindicatos, en las cinco capitales de provincia de Castilla-La Mancha convocadas por CC OO y UGT. Cerca de 300 personas se sumaron a la convocatoria sindical en Albacete, Guadalajara y Toledo; alrededor de 200 en Ciudad Real y otro centenar en Cuenca, según señala CC OO en nota de prensa.