Artur Mas y Carles Puigdemont.
El expresidente de la Generalitat, Artur Mas, con el actual presidente, Carles Puigdemont. Julià N. / ACN

El PDeCAT baraja que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, sea candidato por Girona y su antecesor en el cargo, Artur Mas, por Barcelona en caso de no ser inhabilitado por el juicio del 9N antes de que se convoquen unas eventuales elecciones autonómicas.

Así lo han explicado a Europa Press diferentes fuentes del partido después de que Puigdemont cerrara la puerta a ser el cabeza de lista en unas elecciones catalanas y que Mas no se autodescartara e insinuara que el presidente catalán formará parte de la lista.

Se trata de un escenario que está sobre la mesa y que las fuentes consultadas consideran que podría ayudar a repuntar los malos resultados que las encuestas vaticinan para el PDeCAT frente a ERC, aunque todo ello está condicionado a lo que pueda ocurrir durante los próximos meses.

En primer lugar, se está a la espera de la decisión que adopte la CUP con los Presupuestos en el consejo político que celebrará el sábado 28 de enero. En caso de que apruebe no darles luz verde se precipitarían las elecciones, tal y como se comprometió el mismo Puigdemont.

Mas será juzgado por la consulta del 9N del 6 al 10 de febreroAdemás está previsto que la sala civil y penal del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya juzgue a Artur Mas y a las exconselleras Joana Ortega e Irene Rigau del 6 al 10 de febrero por la consulta del 9N, que podría inhabilitarle para ejercer cargos públicos. El mismo Mas pronosticó que le inhabilitarán, pero podría recurrir la sentencia, lo que le permitiría ser candidato hasta que la sentencia fuera firme.

Según apuntan algunas fuentes, el juicio podría ser una bomba de oxígeno electoral para el expresident, juzgado por delitos de desobediencia y prevaricación, después de que se descartara citarlo por malversación de fondos, lo que sí podría haber supuesto pena de cárcel.

También cobra fuerza que Mas forme parte de la lista electoral pero no la encabece, lo que permitiría igualmente incorporar su nombre y el de Puigdemont en una misma candidatura en busca del máximo número de votos, y dejar que la lidere alguien que las bases vean como "savia nueva".

Hay quienes aseguran que Mas no será el candidato porque no representa la renovación que querían que rezumara el PDeCAT y porque no se entendería que un expresidente de la Generalitat se presentara de nuevo con el riesgo de quedarse en la oposición. Por otro lado, hay quien hasta constata dificultades para encontrar a alguien que quiera ser cabeza de cartel sabiendo que, en base a las encuestas, podría no ganar.

Diferencias entre familias

Lo que evidencian todos estos movimientos es que, una vez que Puigdemont insistió en su negativa a ser candidato, las diferencias entre las familias del PDeCAT prosiguen, y marcan posiciones y tejen alianzas para afrontar la situación que pueda derivarse los próximos meses en Cataluña, teniendo en cuenta que dentro del partido hay quienes no creen que el referéndum se celebre.

Algunas familias ya trabajan con la posibilidad de que haya primarias en el partido para elegir un candidato, como establecen los estatutos de la formación, aunque también hay quien no cree que se lleven a cabo, y más si el calendario electoral se precipita.

En caso de que Mas fuera el candidato, determinadas fuentes dan por hecho que pondrá de número dos a la portavoz del Govern, Neus Munté, y por lo tanto podría sustituirle si fuera inhabilitado, aunque también existe la posibilidad de que la también consellera de Presidencia se postule como candidata.

Otros nombres que se tantean son el de la alcaldesa de Sant Cugat del Vallès y presidenta de la Diputación de Barcelona, Mercè Conesa, y el del conseller de Cultura, Santi Vila, que no descartaría tampoco ser candidato al Ayuntamiento de la ciudad condal.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.