Muere Tilikum, la orca cautiva más grande del mundo que mató a su entrenadora

  • Tenía 36 años, medía 6,7 metros, pesaba seis toneladas y padecía una infección pulmonar que la había debilitado.
  • En 2010 acabó con la vida de la monitora Dawn Brancheau.
  • Protagonizó el documental de denuncia 'Blackfish'.
Imagen de la orca Tilikum en el documental.
Imagen de la orca Tilikum en el documental.
Blackfishmovie.com

La orca Tilikum, famosa por la muerte de su entrenadora en 2010 y sobre la que giró el polémico documental 'Blackfish', ha muerto a los 36 años a consecuencia de la infección respiratoria que había minado su salud, según informó este viernes el parque SeaWorld de Orlando (EE.UU.).

El parque había informado ya en marzo de 2016 de que, por el tamaño que tenía cuando fue capturada en 1983, el animal estaba muy cerca del límite de la esperanza de vida de las orcas machos, según recoge la agencia Efe.

Además, sufría "problemas de salud muy graves". Aunque la causa oficial de su muerte no se determinará hasta que se complete la necropsia, la "infección pulmonar bacteriana persistente y complicada"que se le había diagnosticado la mantenía en estado de debilidad.

Tres muertes

El animal, de seis toneladas y 6,7 metros de largo, se hizo famoso en 1991 cuando, junto a otras dos orcas, se vio involucrada en el ahogamiento de la trabajadora del parque Sealand de Canadá Keltie Byrne. Este incidente motivó su traslado a SeaWorld.

En 1999, el visitante Daniel Dukes, que se había colado en las instalaciones, fue encontrado muerto sobre su espalda.

Em 2010, Tilikum sujetó por la cabellera a la entrenadora Dawn Brancheau y la arrastró hasta el fondo del tanque, donde murió asfixiada, según el informe forense. SeaWorld fue multada por las autoridades con 75.000 dólares a raíz de este suceso por incumplir tres normas de seguridad.

Fin al programa de orcas

El incidente dio nuevo impulso a la controversia sobre las orcas y los parques temáticos de este tipo, a la que se sumó la denuncia trasladada a la gran pantalla por la película 'Blackfish', de la cineasta Gabriela Cowperthwaite, estrenado en 2013.

La polémica generada por 'Blackfish' -la cinta fue muy criticada por SeaWorld-, que acusaba a las empresas de provocar sufrimiento a los cetáceos, supuso una merma considerable de visitantes para la compañía, que se vio obligada a despedir cerca de 300 empleados en los últimos meses y a iniciar un cambio de modelo de negocio, centrado más en atracciones mecánicas.

SeaWorld precisó este viernes que el parque no ha recibido un cetáceo en estado salvaje en casi 40 años, y recordó que en marzo pasado anunciaron el "fin del programa de cría de orcas", lo que convierte a las ballenas actualmente en cautividad en el SeaWorld en la "última generación de orcas bajo cuidado humano".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento