El director general de Tráfico, Gregorio Serrano, ha presentado este martes el balance de los siniestros en las vías interurbanas de 2016.

En total, 1.160 personas perdieron la vida el año pasado en las carreteras, lo que supone 29 más que en 2015 (un 2,6 por ciento más) y rompe una tendencia a la baja que se ha mantenido durante el último decenio.

Un alza en la siniestralidad vial de la que ha dado cuenta en rueda de prensa Serrano, quien ha cifrado en 1.038 el número de accidentes mortales (15 más), con un aumento del 1,4 por ciento.

De esta forma, por primera vez en 13 años se rompe la tendencia a la baja, ya que desde el año 2003, cuando se contabilizaron 5.399, el número de víctimas había descendido año tras año.

"No existe una única causa para explicar el aumento de la siniestralidad, sino que se debe a una serie de factores como pueden ser las distracciones al volante, el consumo de drogas o los excesos de velocidad", explicó Serrano quien añadió que "la reforma del carné por puntos es fundamental".

Serrano ha precisado que 5.067 personas precisaron hospitalización por las heridas sufridas en esos siniestros, lo que significa un 4,2 por ciento de incremento (209 más).

El máximo responsable de la DGT ha recordado que al año pasado hubo 18 millones más de desplazamientos, con un aumento del 5 por ciento, mientras que el parque automovilístico tuvo un crecimiento neto de casi 700.000 coches, contabilizando las nuevas matriculaciones y las bajas.

También acusan el envejecimiento del parque. "Los turismos en los que viajaban los fallecidos tienen una edad media de 13,6 años, 11,1 las furgonetas y 9,5 las motos", ha declarado.

Las vías secundarias siguen siendo las más siniestras en España, tres de cada cuatro víctimas de tráfico (75%) mueren en estas carreteras. Sin embargo, la DGT destaca que se ha mejorado en un 3 por ciento con respecto al año anterior, cuando se rozaba el 80 por ciento de víctimas en estas vías.

El turismo sigue siendo el vehículo más mortal (640 fallecidos), junto a las motocicletas (214) y los peatones (118). Sin embargo, el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, ha apuntado que en el caso de las motocicletas se ha producido una mejora con respecto a 2015.

Pese al cambio de tendencia, España sigue estando entre los países europeos con las tasas más bajas de fallecidos en accidente por cada millón de habitantes.

De hecho, ha resaltado Serrano, en el peor de los escenarios la tasa en España con los datos cerrados de 2016 sería de 38 fallecidos por un millón de habitantes, frente a los 52 de la media europea.

A Tráfico le preocupan especialmente de los datos del pasado año el incremento de las personas que han perdido la vida en el tramo de edad de entre 15 y 24 años, especialmente motoristas, y el colectivo de entre 45 y 64 años.

Por comunidades autónomas, la Comunidad Valenciana ha registrado un aumento de 19 víctimas con respecto a 2015, junto con Galicia (+15), Andalucía (+14), Castilla-La Mancha (+11), Baleares (+9), Murcia (+8), Asturias (+7), La Rioja (+6), Extremadura (+3) y Aragón (+1). Por el contrario, han registrado un descenso las comunidades de Cataluña (-23), Castilla y león (-20), Cantabria (-7), Madrid (-6), País Vasco (-5), Navarra (-2) y Canarias (-1).

Un paquete de medidas para reducir los accidentes

La Dirección General de Tráfico (DGT) tendrá diseñado en un mes un paquete de medidas para reducir la siniestralidad vial. Es uno de los mandatos que el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha trasmitido a Serrano, después de conocer los datos de la siniestralidad vial del año pasado.

Además, Zoido le ha encargado revisar en un plazo máximo de tres meses la estrategia de seguridad vial aprobada en 2011 y con vigencia hasta 2020, según el responsable de Tráfico, que ha dejado claro que no habrá retoques en el régimen sancionador actual.

"También hay que incidir en las medidas de concienciación y educación vial", comentó Serrano al explicar que se quiere profundizar en planes especiales para mejorar la seguridad y la movilidad.