INEM
Oficina del INEM. EUROPA PRESS

Empleo obliga a una mujer con cáncer de mama a trabajar a pesar de tener una dispacidad reconocida del 41%. La afectada, que trabajaba como cajera en un supermercado, acaba de perder el juicio contra el Instituto Nacional de la Seguridad Social, el organismo que la considera "apta" para seguir desarrollando cualquier tipo de empleo.

Sin embargo, los informes médicos de la Junta de Andalucía desaconsejan que haga esfuerzos con los brazos por su cáncer de mama. Tres veces por semana acude a consulta para seguir el tratamiento. A Rosario, que tiene 35 años, no le renovaron el contrato tras comunicar en su empresa que padecía cáncer. Estuvo varios meses cobrando la baja laboral pero al acabar la ayuda, la Seguridad Social consideró  que no se debía declarar la "incapacidad permanente" por las secuelas que le había dejado la enfermedad.

Rosario cuenta con los informes médicos, avalados con un documento por la Asociación Española Contra el Cáncer, la AECC. Está casada y tiene dos hijos pequeños, de 3 y 5 años.

Apenas tienen ingresos económicos para poder hacer frente a los gastos y al pago de la hipoteca.

Tras demandar a la Seguridad Social, la juez de lo Social número 12 de Málaga ha dictaminado a favor del Instituto Nacional de la Seguridad Social, que la obliga a trabajar.

Consulta aquí más noticias de Málaga.