Comité de Dirección del PP
El presidente del Gobierno y del Partido Popular, Mariano Rajoy (fondo), durante la reunión del Comité de Dirección del partido en la sede del PP. Tarek / EFE

El presidente del Gobierno y líder del PP, Mariano Rajoy, anunció  este lunes a la cúpula del PP que el XVIII congreso nacional del partido se celebrará en el mes de febrero de 2017 en Madrid, con dos años de retraso con respecto al anterior por las sucesivas citas electorales. Ese cónclave se regirá por los actuales Estatutos, de forma que votarán los compromisarios elegidos en cada territorio, y no se aplicará ni la regla 'un militante, un voto' que defienden algunas voces dentro del PP ni el sistema de primarias.

El souflé de
las primarias también hay
que bajarlo
La Junta Directiva Nacional hará oficial la convocatoria el próximo 14 de noviembre, según explicó el vicesecretario general del Partido, Fernando Martínez-Maíllo, tras la reunión del comité de dirección. La Junta, máximo órgano del partido entre congresos, se encargará de nombrar a un comité organizador, de establecer las ponencias o áreas de discusión y sus respectivos responsables, así como el número de compromisarios que acudirán al cónclave.

Porque el Congreso, aclaró Maíllo, se celebrará bajo las normas vigentes, es decir, elección de representantes y voto delegado. "La ley está para cumplirla. En el PP va a haber urnas y los afiliados podrán votar", recalcó antes de asegurar que el método de los populares es "tan democrático" como el de otras formaciones. La celebración de primarias tampoco está en su agenda, precisó: "El souflé de las primarias también hay que bajarlo".

Congresos regionales y locales

El PP madrileño defiende desde hace tiempo el voto directo de los militantes para la designación de los cargos orgánicos. La oportunidad de cambiar el sistema se ciñe a la discusión de la ponencia de Estatutos.

Cospedal quiere mantener la secretaría general
del PP mientras
sea ministra
Las normas que salgan del XVIII Congreso, incluidas las de elección, se aplicarán después a los congresos regionales y locales, que se celebrarán justo a continuación. "La idea que tenemos desde el partido es intentar cerrar todo el período congresual desde febrero hasta el verano", manifestó Maíllo. "El debate tiene que ser de fondo, de contenidos, de procedimientos y qué queremos ser. Y sobre las fortalezas que tenemos, cómo podemos seguir siendo el partido líder en España y de centro-derecha referente para los españoles", agregó.

Otro de los debates a abordar será el de la Secretaría General, que actualmente ostenta María Dolores de Cospedal. La nueva ministra de Defensa ha anunciado su intención de compatibilizar su cargo político y el institucional, en una decisión que ha suscitado críticas en la oposición al Ejecutivo de Mariano Rajoy, pero también a nivel interno.

Maíllo, que ostenta la Vicesecretaría más poderosa y goza de la confianza absoluta del presidente, se autodescartó este lunes para ocupar la posición de Cospedal. "Estoy profundamente agradecido por la confianza y no aspiro a nada más que a hacer bien mi trabajo", declaró.

A continuación, restó importancia al hecho de que ninguno de los vicesecretarios del partido (Pablo Casado, Javier Maroto, Andrea Levy y él mismo) haya sido elegido por Rajoy como ministro. "Cometeríamos un error muy lamentable si todos los que estamos en el partido nos incorporamos todos de repente al Gobierno", manifestó antes de asegurar que ellos son aún "unos pipiolos" porque "acaban de llegar" y su trabajo para el PP aún no ha terminado.