Ataque bomba en Turquía
Un grupo de gente trata de socorrer a las víctimas después de un ataque con bomba a un puesto militar cerca de la frontera iraquí cerca de Durak, al sureste de Turquía. EFE / IHLAS NEWS AGENCY

El sureste de Turquía sufrió este domingo un nuevo atentado, atribuido por las autoridades al proscrito Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), al estallar un coche bomba que dejó 19 muertos, entre ellos diez soldados.

Según informó ante la prensa el primer ministro turco, Binali Yildirim, en el ataque murieron diez soldados turcos, ocho civiles y el terrorista suicida. Además, hubo 27 heridos, entre ellos once militares, que fueron traslados a hospitales cercanos, según las autoridades provinciales.

Un supuesto miembro del PKK hizo estallar un coche bomba contra un control de carretera al lado de una gendarmería en la provincia de Hakkari, fronteriza con Irak e Irán. "El ataque se realizó con una camioneta cargada con cinco toneladas de explosivos y conducida por un atacante suicida", dijo Yildirim en declaraciones a la prensa.

"Hasta ahora hay diez soldados caídos y ocho ciudadanos civiles han perdido la vida. Hay heridos", agregó el primer ministro. Después de estas declaraciones de Yildirim, el Consejo Superior de Radio y Televisión de Turquía (RTÜK) impuso un embargo de noticias sobre el atentado, uno de los más graves de las últimas semanas en el país eurasiático.

El ataque se realizó con una camioneta cargada con cinco toneladas de explosivos y conducida por un atacante suicidaEl presidente turco, el islamista Recep Tayyip Erdogan, condenó en un comunicado el atentado, señalando que el PKK "está buscando intensificar los ataques, careciendo de todo valor humano o moral". Aseguró que Turquía está tomando todo tipo de medidas de precaución políticas, diplomáticas y militares, tanto dentro como fuera del país, para asegurar un futuro seguro y en paz.

El ataque tuvo lugar en la carretera entre Yüksekova y Semdinli, en el este de la montañosa provincia de Hakkari, frecuente escenario de enfrentamientos entre el Ejército turco y la guerrilla kurda. El conductor intentó lanzar la camioneta contra la comisaría, pero los militares realizaron disparos de acoso y el vehículo acabó estallando delante del edificio, relata NTV.

La explosión dejó un cráter de seis metros de profundidad y diez metros de diámetro, mientras que numerosos edificios cercanos sufrieron daños importantes por la onda expansiva de la explosión. La carretera donde sucedió el ataque fue cerrada al tráfico, al tiempo que el ejército turco lanzó una amplia operación militar con apoyo aéreo en la zona.

Las Fuerzas Armadas turcas anunciaron este domingo que desde el pasado 4 de agosto han muerto 387 militantes del PKK en operativos militares en diferentes provincias del sureste del país. El Ejército turco aseguró ayer haber abatido a ocho guerrilleros en esa misma provincia, en la que realiza un amplio operativo desde el pasado 4 de octubre.

Otros 4 muertos en Yüksekova

Además, este sábado murieron cuatro civiles en Yüksekova, cuando un coche patrulla de la Policía empezó a disparar de forma incontrolada contra una tienda de muebles en el centro urbano.

Según las autoridades, la ametralladora, montada encima del blindado, empezó a disparar "sola", sin que el policía responsable hubiera tenido intención de hacerlo. El agente fue detenido y el juzgado ha decretado su ingreso en prisión preventiva mientras se investiga el suceso.

El PKK y el Estado turco suspendieron en julio de 2015 un alto el fuego que había durado más de dos años y medio. Desde entonces han muerto cientos de agentes de seguridad turcos y miles de guerrilleros, pero también cientos de civiles, en enfrentamientos, bombardeos y atentados.

El PKK, considerado terrorista por la Unión Europea, Estados Unidos y Turquía, inició su lucha armada en 1984 a favor de más derechos de la minoría kurda en el país eurasiático.