Pedro Sánchez, secretario general del PSOE anunció que si el Comité Federal de este domingo decide que el PSOE se abstenga y así facilitar un gobierno de Rajoy, dimitirá porque "no podré administrar una decisión que no comparto".

El todavía máximo mandatario de los socialistas, que compareció este viernes por primera vez desde la crisis de su partido, quiso "en primer lugar, agradecer las múltiples muestras de apoyo y de cariño que ha recibido en un momento tan delicado. Comparto el desgarro que sufren muchos progresistas en esta situación. A afiliados y simpatizantes y millones de ciudadanos que cada proceso electoral confían en el PSOE, y a los que no nos votan pero han visto un instrumento de cambio en el PSOE".

"Mañana (por este domingo) se celebra un Comité Federal que va a afrontar un debate decisivo. Ni es reglamentario ni puede serlo. Es un debate político. Procede celebrar un congreso extraordinario como recogen nuestras normas y el escrito de los dimisionarios. Es razonable que se celebre cuanto antes para que los militantes decidan con su voto quién es el secretario general. Fui el primero elegido por la militancia y esa puerta no puede cerrarse. Debe permanecer abierta y voy a defender que la puerta al voto de la militancia permanezca abierta para nunca más cerrarse", dijo Sánchez.

Si algo me enseñaron mis padres es que lo único que tengo y lo único que debo preservar es mi palabra y son mis conviccionesSegún el político madrileño, "no se decide sólo si cambiamos el voto de los militantes por la decisión de una gestora. Decidimos algo más importante: el rumbo del PSOE. Siempre he defendido nuestra hoja de ruta: votar no a Rajoy y formar un gobierno alternativo. El Comité Federal puede cambiar esa hoja de ruta. Sinceramente, nunca he creído que esa decisión signifique que estén más cerca de la derecha. Sí advierto de sus consecuencias, del error que supondría para millones de votantes progresistas y para el PSOE. Hay dos elementos más: es cierto que el PP de Rajoy ha sido la fuerza más votada, pero también lo es que ha sido incapaz de articular una mayoría que le permita ser investido. Es su responsabilidad, pero lo que no puede pretender el PP es que el principal partido de la oposición facilite su gobierno. Sería alterar el resultado electoral, porque no ganó con mayoría absoluta".

"Como secretario general del PSOE estoy convencido de que España no se merece cuatro años más de Rajoy como presidente de España, que ha mentido sistemáticamente, ha provocado desigualdad, pobreza, indignación...", explicó.

"O se monta una gestora, como algunos pretenden, para que lleve al PSOE a que gobierne Mariano Rajoy a través de la abstención, o deciden los militantes en un congreso y mantenemos el no a Rajoy e intentamos un gobierno alternativo de cambio y transversal, como aprobó el Comité Federal", explicó.

Por eso, Sánchez anunció que "si el Comité Federal decide pasar a la abstención (a Rajoy) no podré administrar una decisión que no comparto. Si algo me enseñaron mis padres es que lo único que tengo y lo único que debo preservar es mi palabra y son mis convicciones". He de reivindicar el debate. Quiero una organización que debata hasta la extenuación, que vote, y que luego vaya a una. Resolver el debate es urgente. Es importante que el principal partido de la izquierda transite por un único camino. Los militantes del PSOE son la base de nuestra organización. Sin ellos, el partido no existiría. Llevan los ideales del socialismo a todas las calles de España. Se puede pensar en España y en el PSOE a la vez. Podemos empezar a resolver esta situación mañana (este domingo) mismo. Pido serenidad y altura de miras, que no sea un debate interminable sobre reglamentos. Que se vote si una gestora lleva a la abstención o que decidan los militantes. Esta y no otra es la cuestión de fondo. Espero que podamos aclararlo", concluyó.

Fuentes socialistas han explicado después que, con este mensaje, Sánchez ha querido "centrar el debate" de este sábado. No se trata de un cambio del orden del día, han explicado, sino que se mantiene lo previsto en la convocatoria de este jueves.

Es decir, que se someterá a votación convocar un congreso en noviembre, con primarias el 23 de octubre, y se entenderá que si Sánchez no logra sacar adelante esta propuesta, dará un paso atrás para que se monte una gestora.