La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha arremetido contra el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, asegurando que "lo que no me parece de recibo en este caso es culpar a aquellos que ganamos elecciones". Preguntada respecto a si está dispuesta a liderar el PSOE, Díaz ha asegurado que lleva "en este partido más de 20 años, quiero a mi partido y donde crean mis compañeros que yo seré útil, ahí estaré, en la cabeza o en la cola".

"Donde crean mis compañeros que yo seré útil, allí estaré"Asi se ha manifestado en unas declaraciones en las instalaciones de Airbus Operations, en Puerto Real (Cádiz), donde la secretaria general del PSOE-A ha afirmado que el PSOE "está en una situación difícil porque todas las alternativas son malas y alguna responsabilidad tiene que tener la dirección".

"La salida no es acusar a compañeros de ser subalternos del PP. Ningún socialista lo es. Nadie quiere serlo y menos el PSOE-A", ha añadido Díaz, que manifiesta que "aquí quien es subalterno del PSOE es el PP porque le hemos ganado las elecciones y bien. Eso es lo q debería pasar en toda España".

Susana Díaz ha señalado que el problema que tiene el PSOE es que "llevamos demasiadas derrotas consecutivas y habrá que analizar el porqué". "He echado de menos una voz de la dirección del partido que dijera que en las cuestiones del PSOE nadie se entremete", ha continuado la presidenta andaluza, que ha igualmente ha rechazado la decisión del secretario general del PSOE de convocar unas primarias para el próximo día 23 de octubre.

"Alguna responsabilidad tiene que tener la dirección""Igual que decidimos todos juntos en enero y abril que primero España y después los intereses del PSOE, ahora sigo pensando lo mismo". Y ha concluido: "Lo pienso ahora y lo pensaré siempre: primero está nuestro país y ser útil a los ciudadanos y después las cuestiones internas".

Asimismo, Díaz ha reprochado a la actual dirección que este lunes no saliera en defensa de los gobiernos autonómicos de Castilla-La Mancha y Extremadura, ante el intento de Podemos de "desestabilizar, chantajear y utilizar a los ciudadanos de esas autonomías como rehenes" para presionar al PSOE.