Los siete magníficos
Detalle de unos de los pósters de 'Los siete magníficos', versión 2016 Sony

Los parajes almerienses resultaron ideales para el rodaje de wésterns y spaguetti wésterns, sobre todo en los 60 y 70. Por ello no es de extrañar que, recordando el estupendo plató que eran sus escenarios naturales y con el resurgir del género hoy en día, se haya impulsado la creación del Almería Western Film Festival (AWFF). 

Se ha celebrado hasta este domingo en Tabernas y los poblados de Oasys Mini-Hollywood y Fort Bravo. El jurado de la sección competitiva lo presidía el director Eduardo Chapero-Jackson.

Han sido cuatro días cargados de novedades con varios estrenos, entre ellos el de Stop over Hell del español Víctor Matellano en la gala de clausura. Las proyecciones incluían desde clásicos como El bueno, el feo y el malo de Sergio Leone a títulos más actuales del calibre de Los odiosos ocho de Tarantino.

Los premios honoríficos ha sido para Terence Hill, la mítica pareja cinematográfica de Bud Spencer en la saga Le llamaban Trinidad, y para el especialista en efectos visuales y ganador de nueve premios Goya Reyes Abades. También a la memoria del actor Fernando Sancho, fallecido en 1990. 

El wéstern vuelve a los cines

Tarantino y los hermanos Coen han dirigido algunos de los mejores westerns de los últimos años

Además, está la recién estrenada Los siete magníficos, dirigida por Antoine Fuqua, una superproducción que nos ha devuelto el eco de lugares polvorientos, del sonido de los revólveres, de jinetes y caballos, de tipos duros mascando tabaco con mirada desafiante. Con ella, palabras como saloon, sheriff o forastero vuelven a cobrar sentido.

Sus protagonistas son un variopinto grupo de pistoleros dispuestos a librar la que puede ser su última batalla, a redimirse por una buena causa e interpretado por actores carismáticos del calibre de Denzel Washington, Ethan Hawke, Chris Pratt o Vincent D'Onofrio.

Pero acompañando sus acciones no está la inolvidable música épica que compuso Elmer Bernstein para la clásica película de 1960 con Yul Brynner, ni la mística y crudo realismo de la memorable obra de Kurosawa, Los siete samuráis de 1954, que a su vez inspiró ese clásico norteamericano de los sesenta. Todo está más cercano a las líneas maestras que creó Sergio Leone, un Quentin Tarantino en los tiempos más recientes o la acción más trepidante  que demanda el espectador actual.

Precisamente, Tarantino nos ha traído dos de los mejores wésterns de los últimos años, hechos con su peculiar estilo: Django desencadenado (2012) y Los odiosos ocho (2015). Y los Óscar de la pasada edición también bendecían con algunas de sus principales estatuillas a El renacido (2015) del mexicano Alejandro González Iñárritu, una historia de supervivencia situada en ese territorio salvaje y hostil de 1820, en Dakota del Norte y del Sur. También los hermanos Coen, en 2010, lograron que un wéstern estuviera de nuevo en lo más alto de las valoraciones de la crítica y público con el remake de Valor de ley (2010) con Jeff Bridges.

Por un puñado de buenos wésterns actuales

El wéstern ha estado presente desde los orígenes del cine desde esos tan solo 12 minutos de Asalto y robo de un tren en 1903, su primera obra maestra. Hubo un tiempo en el que las películas del Oeste eran lo que el cine de superhéroes es hoy en día, y además se convirtió en uno de los géneros más identificativos y genuinos de Hollywood —y en el que los indios, auténticos habitantes del país, no acostumbraban a salir demasiado bien parados—.

Se realizaban un buen número al año, muchas eran producciones de serie B, con un presupuesto bajísimo. Mientras, a los más expertos se les ponía la piel de gallina solo con pensar en nombres como John Ford, Howard Hawks, Anthony Mann o John Sturges.

Ahora vuelve a experimentar un cierto auge, en cuanto a número de películas, no tanto en cuanto a éxito de taquilla. Entre las que han tenido la fortuna de llegar a la gran pantalla, hemos tenido La venganza de Jane con Natalie Portman, Slow West con Michael Fassbender, Deuda de sangre con Tommy Lee Jones, The Salvation con Mads Mikkelsen y Eva Green. O codeándose con el género de terror, el wéstern caníbal Bone Tomahawk, con Kurt Russell.

También producciones españolas se han lanzado a la aventura, Blackthorn. Sin destino (2011) de Mateo Gil —ganadora de 4 premios Goya—, o Una noche en el viejo México, producida en Estados Unidas pero dirigida por Emilio Aragón. Un buen puñado de películas del Oeste intentando ganarse de nuevo el favor del público.

En un horizonte no tan lejano...

  • Brimstone. Presentada en la pasada Mostra de Venecia y en Toronto. Un wéstern violento que ha sido comparado incluso con La noche del cazador —uno de sus personajes es un predicador—. En el reparto, Carice Van Houten, Dakota Fanning, Guy Pearce y breve presencia de Kit Harington dirigidos por el holandés Martin Koolhoven.
  • In a Valley of Violence. Especializado hasta ahora en el género de terror, Ti West ha rodado esta historia en el viejo Oeste con actores de renombre: John TravoltaEthan Hawke o Taissa Farmiga. Su estreno en Estados Unidos está previsto en octubre, y también se proyecta en el Festival de Sitges.
  • The Beguiled. Remake de El seductor (1971) que protagonizó Clint Eastwood y en la que un apuesto soldado confederado malherido era acogido en una escuela de señoritas sureñas. La nueva versión estará dirigida por Sofia Coppola y en su reparto nada menos que Nicole Kidman, Kirsten Dunst o Elle Fanning. Colin Farrell es quien retoma el rol de seductor yanki. Está en preproducción.
  • The Sisters Brothers. El francés Jacques Audiard (director de Dheepan, Palma de Oro en Cannes) adaptará una novela de Patrick DeWitt  con dos hermanos, asesinos a sueldo, en el Oregón de 1850 y en territorio de buscadores de oro. Del reparto se ha avanzado que estarán Joaquin Phoenix y John C. Reilly. El estreno sería en 2017.
  • Woman Walks Ahead. Basada en la historia real de Caroline Weldon, una artista y activista norteamericana que a finales del siglo XIX llegó a ser la confidente y secretaria personal del mismísimo Toro Sentado. Jessica Chastain será su protagonista. Dirigido por Susanna White, el rodaje ha empezado en Nuevo México con vistas a su estreno en 2017.