Tres de los diez huevos de tortuga boba custodiados en el Oceanogràfic de Valencia y trasladados desde una playa de la localidad de Sueca comenzaron a eclosionar en la tarde de este lunes al empezar a mostrar signos externos de rotura. Una vez arranca el proceso, tardará unas 72 horas en completarse y en poderse ver a las tortugas recién nacidas, según han explicado fuentes del recinto.

Estos huevos son parte de los que se localizaron el pasado 3 de julio en la playa de Les Palmeres, donde una tortuga boba depositó más de 80. Alrededor de 70 fueron trasladados a la Playa de La Punta y 10 al Oceanogràfic para que pudieran ser protegidos durante el proceso de maduración.

Más de mes y medio después han empezado a eclosionar los huevos custodiados en el Oceanogràfic y se espera que sirvan de "chivatos" al resto, ya que por su situación "óptima" de protección eran los primeros de los que se esperaba que salieran las tortugas.

En el caso de los que están en La Punta, Carles Gago, presidente y director de proyectos de Xaloc, la organización que los protege durante las 24 horas, ha señalado que la previsión de eclosión es para dentro de diez días, según las experiencias de años anteriores. Así se estima el nacimiento hacia el 2 o 3 de septiembre, previsiblemente en la tarde-noche.

En el Campamento Tortuga, los voluntarios hacen turnos de mañana, tarde y noche, durante los que cada dos horas se les toma la temperatura y se escucha el nido mediante un micrófono, además de evitar que la gente se acerque a la zona.

Gago ha explicado que la temperatura es un "indicador" ya que baja cuando van a nacer las tortugas, que salen todos a la vez "como defensa ante posibles depredadores" porque así "hay más probabilidades de que alguna llegue al mar".

Por este motivo las tortugas se avisan las unas a las otras mediante sonidos cuando van a salir. Este es un hecho que se puede medir en el campamento pero no en el Oceanogràfic, donde están en incubadoras.

Llegan desde 2007

Para el representante de Xaloc es un "hecho histórico" que las tortugas bobas vengan al litoral mediterráneo desde el año 2007, ya que hacía un mínimo de 200 años que no se tenía constancia de ellas en la zona. "Parece ser, pero es una teoría sin confirmar, que están colonizando en estos años el litoral español", ha explicado.

Gago ha subrayado que en la Comunidad Valenciana se encuentra "la mejor red de detección de tortugas marinas, un programa en el que colaboran pescadores, Conselleria y Universitat de València, en el que se recuperan muchas tortugas marinas", y cuya difusión lleva a cargo Xaloc.

Los dos objetivos del campamento son "sacar adelante el nido y una labor de educación y divulgación ambiental, dar a conocer que en el litoral valenciano hay tortugas marinas, no hace falta irse al Caribe para verlas".

En el Oceanogràfic y en la playa

Una vez eclosionen los huevos, una decena de tortugas, las más fuertes, se quedarán en el Oceanogràfic durante un año para que se hagan más fuertes y se endurezca el caparazón, mientras que el resto se soltarán en una playa de Sueca.

Después de la eclosión, tardarán un día en soltarse. En principio sería al día siguiente durante la tarde-noche, que es el momento natural en el que salen, según ha explicado Gago, y ha añadido que se está en coordinación con el Ayuntamiento de Sueca, que tiene que ceder una playa, y con la Conselleria, que es la responsable de los huevos.

Consulta aquí más noticias de Valencia.