Ben Gardenne, Tunisia. 2011
Foto de Paolo Pellegrin de tunecinos, egipcios y otros extranjeros intentando escapar de Libia durante los primeros momentos de la revuelta contra Gadafi © Paolo Pellegrin/Magnum Photos - From EXILE, a collaboration between Magnum Photos and Canon at Visa Pour L’Image, Perpignan

De acuerdo con la demoledora cifra del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la raza humana ha alcanzado un récord del que debía asomar un sentimiento colectivo de vergüenza. A finales de 2015 el conteo de refugiados forzosos en el mundo se situó en un máximo histórico: 65,3 millones de personas. Trasladada a una imagen menos fría, la cifra significa que uno de cada 113 habitantes del mundo es un solicitante de asilo, un refugiado o un desplazado interno.

De los 65,3 millones de personas desplazadas de manera forzosa hasta el 31 de diciembre de 2015, 21,3 millones eran refugiados, 40,8 millones desplazados internos y 3,2 millones solicitantes de asilo. Además, ACNUR calcula que al menos 10 millones de personas eran apátridas en esa fecha. Tres países expulsan la mitad de la población refugiada del mundo: Siria (4,9 millones), Afganistán (2,7) y Somalia (1,1 millones). Colombia, con 6,9 millones de personas, Siria (6,6) millones, e Irak (4,4) son los que tienen las mayores poblaciones de desplazados internos.

Más que en la II Guerra Mundial

La agencia de fotoperiodismo Magnum y la empresa de material fotográfico Canon se alían en Exile (Exilio), una exposición colectiva que busca trazar con imágenes la línea de tiempo de la tragedia durante los últimos setenta años —el drama alcanza cotas superiores al provocado por la II Guerra Mundial, de ahí el límite temporal— de la migración internacional y el desplazamiento por motivos bélicos, raciales, religiosos o económicos.

La muestra temática y colectiva, que se celebrará del 29 de agoto al 4 de septiembre en la edición de este año del festival de fotografía documental Visa Pour l'Image de Perpiñán (Francia), quiere "proporcionar un contexto histórico a la crisis actual de la migración en Europa" y mostrar cómo la cúspide en el número de los exilios a la fuerza es la consecuencia de los incesantes conflictos que sufren los habitantes del planeta.

Sin orden cronológico ni geográfico

Para ser fiel al convencimiento de que la situación actual es una consecuencia de las anterioresExile evita toda forma de orden histórico, cronológico o geográfico. El objetivo de los organizadores es "visualizar el gran número de conflictos internacionales que han ocurrido desde la II Guerra Mundial y las masas resultantes de exiliados y refugiados", explican desde Magnum.

Desarraigadas, sin hogar y en constante situación transitoria Todas las personas que son obligadas a abandonar su hogar, sea por una u otra razón o por la suma de varias, tienen un "suerte similar" que se resume en la desgracia de tener que moverse hacia un "futuro incierto" y convertirse en personas "desarraigadas, sin hogar y en constante situación transitoria".

El espíritu fundacional de Magnum

Conectando con el espíritu de hacer de la fotografía un modo de expresión de los valores humanitarios, presente en la carta fundacional de Magnum, montada en régimen de cooperativa en 1947 para demostrar que el fotoperiodismo debía contar historias y permitir que los reporteros desarrollasen su propio estilo narrativo, el tema del exilio ha sido constante en los trabajos de la agencia. En el verano de 2015, por ejemplo, produjeron más de una veintena de historias en torno a la crisis de los refugiados en Europa, enlazando su explosión con otras migraciones obligadas en Medio Oriente, África, Sudamérica y China.

Desde Vietnam y la Guerra de los Seis Días hasta Ruanda, Irak y Siria En la reunión de reportajes sobre el siempre doloroso momento de tener que escapar para salvar la vida o conseguir que la idea de futuro tenga un mínimo de sentido, hay imágenes [en esta web pueden verse todas en forma de hoja de contactos ampliable] que van de la Guerra de los Seis Días a las de Vietnam, Ruanda o Irak, pasando por las primaveras árabes. Entre los fotógrafos presentes están Robert Capa; Leonard Freed; Philip Jones Griffiths, John Vink, Abbas, Bruno Barbey, Thomas Dworzak, Alex Majoli, Susan Meiselas, Paulo Pellegrin, Cristina García Rodero y Jerome Sessini.