Los hechos tuvieron lugar el pasado día 14 de este mes cuando los agentes junto con dos guardas rurales que vigilaban una de las fincas, sorprendieron a cinco individuos que se encontraban robando en una parcela de la localidad malagueña de Cártama, según han informado desde la Guardia Civil en un comunicado.

Tras la investigación, se ha podido concretar que esta banda estaba integrada por personas conocedoras del campo "y violentas", ya que en una ocasión agredieron a vigilantes rurales con palos y objetos contundentes. Solían actuar en horario nocturno y sin luz. En menos de tres horas fueron capaces de robar casi una tonelada de limones, que finalmente fueron recuperados en el momento de la detención.

Habitualmente, han explicado desde el instituto armado, utilizaban dos vehículos, uno era dejado lejos de la finca para no ser localizado y posteriormente recoger la carga sustraída y el otro que utilizaban como transporte para llegar a la finca donde iban a cometer los robos.

Este grupo organizado reconocía los caminos por los que iban a circular, dividían la carga entre los dos vehículos y salían en horarios diferentes, es decir, tomaban todo tipo de medidas de seguridad para no ser sorprendidos por los agentes, han manifestado.

A los detenidos se les investiga por varios delitos de robo con fuerza y fueron puestos a disposición judicial. Las actuaciones han sido realizadas por agentes pertenecientes al Equipo Roca del Valle del Guadalhorce de la Guardia Civil de Málaga y dos guardas rurales de fincas de la localidad de Cártama.

Consulta aquí más noticias de Málaga.