Apoyo internacional a Turquía ante el temor a la reacción autoritaria y a la inestabilidad

Incidentes con militares en la plaza Taksim de Estabul durante el intento de golpe de Estado contra el gobierno de Erdogan.
Incidentes con militares en la plaza Taksim de Estabul durante el intento de golpe de Estado contra el gobierno de Erdogan.
Sedat Suna / EFE - EPA

La comunidad internacional ha mostrado en las últimas horas su apoyo al gobierno electo de Turquía y ha condenado de forma unánime el fracasado intento de golpe de Estado militar contra el gabinete del presidente Recep Tayyip Erdogan, del conservador Partido de la Justicia y el Desarrollo.

La EEUU, Rusia, Francia, Alemania, Reino Unido, Grecia, España, México, Irán, Argentina, Venezuela y Guatemala, además de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Unión Europea, exigieron el restablecimiento del orden constitucional del país, que ha vivido una revuelta saldada con casi 200 muertos y más de 2.800 militares detenidos, según el gobierno local.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, hizo un llamamiento a respetar los "derechos fundamentales" en Turquía y consideró "inaceptable" la interferencia militar.

El presidente de EEUU, Barack Obama, afirmó que todos los partidos de Turquía deben apoyar al Gobierno democráticamente elegido y evitar "cualquier tipo de violencia o derramamiento de sangre". Obama telefoneó a su secretario de Estado, John Kerry, que se encuentra en Moscú y que transmitió al responsable de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, el "apoyo absoluto" de Estados Unidos a su Gobierno.

"Nosotros partimos de que es necesario evitar cualquier enfrentamiento sangriento y de solucionar todos los problemas que surgen en cada país exclusivamente en el marco constitucional", subrayó Serguéi Lavrov, ministro de Exteriores ruso. "China está siguiendo de cerca la situación en Turquía. Esperamos que se restablezcan el orden y la estabilidad lo antes posible", afirmó un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Lu Kang.

La reacción de Turquía será "crucial"

La Unión Europea recordó, en un comunicado emitido desde Ulan Bator (Mongolia), donde los líderes continentales se encuentran reunidos, que Turquía es un "socio clave" de los 28 -se ocupa, entre otros, de la gestión del flujo de refugiados-.

La Alta Representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, exigió "moderación" y "respeto por las instituciones democráticas". El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, advirtió, ante el temor de que Erdogan aproveche el golpe para aumentar las medidas autoritarias que ha decretado en el país (cierre de medios de comunicación, control de la información), que la forma en que Turquía gestione la crisis y sus consecuencias será "crucial" para el país, para la región y para sus relaciones con la UE, en la que el país otomano aspira a ingresar en un futuro próximo.

El Ministerio de Exteriores francés emitió un escueto comunicado en el que llamó a "evitar toda violencia". El Gobierno alemán soliticó "hacer cuanto sea preciso" para proteger las vidas humanas. El recién nombrado ministro de Asuntos Exteriores británico, Boris Johnson reiteró el apoyo del país al "Gobierno elegido democráticamente" en Turquía, tras hablar con su homólogo Cavusoglu. El presidente español en funciones, Mariano Rajoy, mostró su respaldo a la democracia constitucional en Turquía, país que calificó de "amigo y aliado".

Temor a la inestabilidad

El golpe de Estado ha provocado preocupación de los países fronterizos. El primer ministro griego, Alexis Tsipras, envió un mensaje de respaldo al Ejecutivo turco para explicar que Grecia está "al lado de la democracia y la legalidad constitucional". El ministro de Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif, también rechazó la intentona golpista y subrayó que ahora "la estabilidad, la democracia y la seguridad de los turcos" es la mayor prioridad. "Los golpes de Estado no tienen lugar en la región. Están condenados al fracaso", insistió.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento