Pese al cruce de declaraciones previo entre varios dirigentes socialistas, la posición de Ferraz es clara: "No vamos a apoyar a [Mariano] Rajoy para la investidura ni tampoco nos vamos a abstener". Así de contundente se ha mostrado este lunes el portavoz parlamentario del PSOE, Antonio Hernando, tras la reunión de la Ejecutiva del partido para valorar los resultados de las elecciones del 26-J, en las que perdieron cinco diputados (85) pero lograron evitar el sorpasso por parte de Unidos Podemos, contra todo pronóstico.

"Rajoy tendrá que buscar apoyos entre sus afines ideológicos, entre los que es evidente que no está el PSOE, ha dicho Hernando, al tiempo que ha asegurado que el partido estará donde lo "han puesto los ciudadanos en estos momentos, que es en la oposición".

Esa postura, la de no facilitar un gobierno del PP ni por activa ni por pasiva, es la que ha defendido el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ese lunes ante la Ejecutiva, en la que se ha fijado el próximo 9 de julio para celebrar un Comité Federal. Según han informado a Europa Press fuentes de la dirección socialista, el candidato a la Presidencia del Gobierno ha recalcado que el PSOE es la alternativa al PP y, por eso, no puede permitir que siga en La Moncloa. Eso sí, el líder de los socialistas ha recalcado ante sus compañeros que el PP ha ganado estas elecciones y, por eso, debe tomar la iniciativa e intentar formar gobierno. Pero ha hecho hincapié en que para eso no podrá contar con el PSOE.

Hernando ha insistido una y otra vez que la iniciativa corresponde a Rajoy y al PP, en tanto que ha sido la fuerza más votada y la que ha ganado las elecciones, y ha rechazo cualquier presión en ese sentido sobre el partido socialista. "La presión está en el tejado de la callé Génova", ha dicho, y ha evitado pronunciarse sobre cualquier posibilidad de que el PSOE intente formar Gobierno en caso de que Rajoy fracase. "Tuvimos la oportunidad y la utilizamos. Dimos el paso", ha afirmado, al tiempo que ha recordado que los resultados ahora "dan para mucho menos que la vez anterior".

Discrepencias en el partido

Respecto a la fecha del Congreso del partido, aún pendiente, el portavoz parlamentario socialista ha dicho que "lo primero es atender lo urgente, que es que haya un gobierno. Después veremos el resto".

Antes de que comenzara la Ejecutiva, se han visto discrepencias en el partido sobre la postura ante un hipotético gobierno del PP. El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha defendido que hay que "facilitar" que Rajoy sea el presidente del Gobierno. "Nosotros a la oposición, que es lo que nos han dicho los ciudadanos", ha añadido.

Por su parte, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha dicho que es necesario un "debate profundo y sosegado dentro del aprtido" y que para ella lo primero es el país, y luego el partido. "Ahora toca España, me preocupa España", ha subrayado. Respecto a los resultados del PSOE el 26-J, que pese a evitar el sorpasso ha vuelto a sacar su peor resultado electoral con 85 escaños, Díaz se ha escudado diciendo que en Andalucía han resistido mejor que en el resto de España y que ella "no era la candidata"