Boris Johnson
EL conservador y polémico exalcalde de Johnson descarta suceder a Cameron. EFE

El conservador Boris Johnson defendió este martes la necesidad "controlar la inmigración" en el Reino Unido para tratar de convencer a los indecisos en uno de los últimos debates de la campaña de cara al referéndum del jueves, en el que los británicos decidirán si quieren continuar en la Unión Europea (UE).

Johnson, uno de políticos que han liderado el campo del Brexit, midió sus argumentos contra los del laborista Sadiq Khan, su sucesor en la alcaldía de Londres y primer musulmán que ocupa ese cargo, en un acto ante cerca de 6.000 personas en el pabellón cubierto Wembley Arena de Londres.

A menos de 36 horas para que abran los colegios electorales, Johnson argumentó que la inmigración ha provocado en algunos puntos del Reino Unido que bajen los salarios de los trabajadores.

"Sería fantástico si la gente pudiera ver un incremento de sus salarios como resultado de que volvamos a tomar el control de nuestro país y de nuestro sistema", dijo el exprimer edil de Londres, que propuso establecer un modelo de puntos similar al australiano para dar permisos de trabajó únicamente a los extranjeros más cualificados.

Johnson afirmó además que el miedo a que el comercio con Europa se vea resentido al abandonar la UE es infundado, y que sería "demencial" que países como Alemania impusieran aranceles que limitaran las transacciones con el Reino Unido.

Khan, por su parte, admitió que "hay algunas preocupaciones legítimas sobre la inmigración que deben ser resueltas", si bien acusó al político "tory" de "asustar a la gente con mentiras".

El laborista, que a principios de mayo fue elegido como el primer alcalde musulmán de la capital británica, resaltó que Johnson ha "mentido" durante la campaña al asegurar que "Turquía está a punto de entrar en la Unión Europea".