Tiroteo en Orlando
Combo de imágenes del autor del tiroteo de Orlando, Omar Mateen, y una pareja conmocionada en el lugar de los hechos. GTRES / CBS

Al menos 49 personas han fallecido en un tiroteo ocurrido este domingo de madrugada en el club nocturno gay Pulse de Orlando (Florida, EE UU), según ha confirmado el alcalde de esa ciudad, Buddy Dyer, en rueda de prensa. Además, al menos 53 heridos fueron trasladados al hospital. Entre los heridos también se encuentra un agente de Policía. Se trata del peor tiroteo con víctimas mortales de la historia de EE UU y la peor matanza tras el 11-S.

El incidente ha sucedido en el local Pulse, un conocido club gay de la localidad estadounidense, a las 2.00 hora local (las 8.00 hora peninsular española). En un post de su perfil oficial de Facebook lanzaron un mensaje de alerta: "Que todo el mundo salga de Pulse y eche a correr".

Unas 320 personas se encontraban en ese local celebrando una fiesta latina gay, cuando un hombre armado irrumpió en el lugar y comenzó a disparar indiscriminadamente. El asaltante se refugió en el club, donde tomó como rehenes a los asistentes, 30 de los cuales fueron rescatados por la Policía. Un testigo citado por la cadena local WESH aseguró haber oído unos cuarenta disparos.

La Policía realizó "una explosión controlada" en el lugar y posteriormente tuvo lugar un enfrentamiento a tiros con el asaltante, que se encontraba atrincherado en el interior del local con rehenes y finalmente fue abatido por los policías. "El atacante dentro del club está muerto", afirmó la Policía en su cuenta de Twitter.

Tras este suceso, el Gobierno de Florida y la ciudad de Orlando han declarado el estado de emergencia. "Se trata de un crimen que tendrá un grave efecto en la comunidad", ha lamentado por su parte el alcalde de la ciudad, Buddy Dyer.

El asaltante: Omar Mateen, de 29 años

"Al menos once agentes estuvieron implicados en el tiroteo del sospechoso. Un agente resultó herido, pero parece que el casco (de fibra sintética) salvó su vida", explicó el jefe de policía John Mina, al recalcar que el supuesto tirador estaba "organizado y bien preparado". Apuntó también que el sospechoso llevaba un "artefacto" y "posiblemente" tenía otro "en su automóvil".

La Policía de Orlando agregó posteriormente que el autor del ataque llevaba consigo una pistola y un rifle de asalto AR15, el arma más vendida en EE UU y empleada en otros tiroteos como el de la escuela Sandy Hook en Newtown Connecticut (en 2012).

Mateen fue investigado por el FBI en 2013 y 2014 por nexos yihadistas, pero la investigación se declaró "no concluyente" El congresista demócrata por Florida Alan Grayson identificó al supuesto autor de la matanza como Omar Mateen, un ciudadano estadounidense de 29 años de Port St. Lucie, Florida. El político explicó además que agentes de policía se han desplazado a la casa del sospechoso para recabar información de sus computadoras, escritos y mensajes en las redes sociales.

El FBI confirmó posteriormente la identidad del principal sospechoso como Omar Mateen, de 29 años y nacido en Nueva York. Según ha indicado en rueda de prensa el portavoz del FBI Ronald Hopper, Mateen fue investigado por los federales hasta en dos ocasiones, en 2013 y 2014, por nexos con el yihadismo. En ambos casos fue interrogado y el FBI declaró la investigación "no concluyente y que Mateen no constituía una amenaza.

Asimismo, Hopper ha asegurado que el asaltante llamó al 911 tras el tiroteo para jurar lealtad a Estado Islámico y ha descartado que haya un segundo sospechoso relacionado con los hechos. El grupo yihadista ha reivindicado el ataque de Orlando a través de la agencia de noticias Amaq.

Por otro lado, la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego de Tampa (Florida) ha informado de que el atacante adquirió legalmente las armas de fuego con las que perpetró la masacre la semana pasada en dicho estado de EE UU. "No es una persona vetada así que puede entrar legalmente en una armería", ha señalado un portavoz.

El jefe de policía de Orlando agregó que el suceso no guarda relación con el tiroteo que el pasado viernes acabó con la vida de la cantante Christina Grimmie, conocida por su intervención en el popular programa de televisión The Voice, al finalizar un concierto en Orlando.