Cumbre del G7 en Japón
El presidente estadounidense, Barack Obama, saluda al presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim. Manan Vatsyayana / EFE

Los líderes del G7 adoptaron este viernes un plan de acción para combatir el terrorismo y el extremismo violento, que incluye un mayor intercambio de la información de los servicios de inteligencia y más cooperación en el área de seguridad fronteriza.

El Grupo de los Siete decidió así hacer frente al "preocupante aumento del número de ataques terroristas, especialmente aquellos perpetrados en lugares vulnerables debido a su acceso abierto o a las barreras limitadas de seguridad", según consta en la declaración adoptada en la cumbre de Ise-Shima, en Japón.

Ante esta "urgente amenaza para la seguridad global", los mandatarios piden "hacer mayores esfuerzos coordinados y a nivel colectivo", que además de a las autoridades nacionales incluyan al sector privado, a organizaciones civiles y a la sociedad en su conjunto, según el texto.

En él, también denuncian "las atrocidades y los abusos de los derechos humanos" por parte de Estado Islámico, Al Qaeda y otras organizaciones terroristas", que suponen "un serio desafío para la paz, la seguridad y los valores compartidos por la comunidad internacional".

Asimismo, alertan sobre "la explotación de internet y de las redes sociales en todo el mundo para propósitos terroristas, de extremismo violento y otros fines criminales, como la captación y financiación de organizaciones de este tipo".

En la misma línea, el G7 señala la necesidad de "incrementar la seguridad del transporte aéreo" para responder a las crecientes amenazas terroristas.

Para hacer frente a esta situación, el Grupo de los Siete llama a la aplicación de la estrategia destinada a cortar los canales de financiación de las organizaciones terroristas, respaldada por los ministros de Finanzas del G7 en la reunión celebrada el pasado fin de semana en Sendai.

Además, subrayan su rechazo a pagar rescates a organizaciones terroristas, lo que supone "una de sus principales vías de financiación" y "un incentivo para que continúen los incidentes de secuestros de ciudadanos".

El G7 se compromete a trasladar todos estos principios de acción en medidas concretas, y a hacer un seguimiento regular de sus políticas antiterroristas para mejorar la coordinación.

El 'brexit', "un riesgo grave"

Los líderes reunidos en Ise-Shima también se han pronunciado sobre una posible salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE). "Revertiría la tendencia hacia un mayor comercio global" y supondría "graves riesgos para la creación de empleo y para el crecimiento", han señalado, en alusión a la consulta sobre la permanencia en el club comunitario que este país celebrará el 23 de junio.

"Hemos reforzado la resistencia de nuestras economías para evitar caer en otras crisisEste comentario fue incluido en el epígrafe dedicado al estado de la economía global, dentro de la declaración adoptada al término de la cumbre. El texto fue suscrito por los máximos responsables de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y la Unión Europea, y en él, también se alerta sobre otros factores "no económicos" que amenazan con empeorar la coyuntura global.

"Hemos reforzado la resistencia de nuestras economías para evitar caer en otras crisis, y con este fin, nos comprometemos a incrementar los esfuerzos para afrontar la actual situación económica tomando todas las políticas adecuadas en el momento preciso", añade la declaración.