Los servicios sociales británicos interrogaron ayer a los McCann en su propia casa de Rothley, Leicestershire, y en los próximos días podría darse la posibilidad de que Kate y Gerry McCann pierdan la custodia de sus hijos menores. Éste es un procedimiento normalizado en el Reino Unido cuando los progenitores están considerados sospechosos en el extranjero.

Mientras tanto, en Portugal, varios rotativos sensacionalistas han empezado a divulgar supuestos fragmentos del diario de Kate McCann, la madre de la pequeña Madeleine, que desapareció en mayo en la costa del Algarve portugués. Los medios aseguran que los textos fueron fotocopiados por la Policía Judicial portuguesa.

Según publican en un especial de seis páginas, el contenido del cuaderno de Kate «es fundamental» para los investigadores. En el mismo, la madre de Madeleine revela aspectos de su propia personalidad. Además, en el supuesto diario califica a sus hijos de «histéricos», y se refiere a la pequeña Maddie como «una niña con exceso de actividad que me consume las fuerzas».

Kate McCann también dedica una serie de frases a su marido, del que dice que «no me ayuda en las tareas familiares, siempre me toca a mí cuidar de los niños».

El coche es otra pista

Sin embargo, para el Diario de Noticias, el cuaderno de Kate «ya no es tan importante para los investigadores». En un principio, fue una de las pistas usadas por la Policía Judicial para poder trazar el perfil psicológico de la madre y la relación que mantiene con sus hijos y su marido. Pero ahora, la pieza central de las investigaciones es el Renault Scenic que los McCann alquilaron 25 días después de la desaparición de Maddie.

En estas informaciones también se asegura que los cabellos encontrados en el vehículo todavía no han sido analizados, y que la Policía quiere volver a interrogar a Kate McCann.

Conflicto entre países

Ante tanta distorsión mediática, el embajador portugués en el Reino Unido, Antonio Santana, expresó ayer su esperanza de que se aclare pronto el caso de Madeleine y «esperamos que este suceso no afecte a las relaciones entre los dos países».
Santana aseguró que «Portugal y Reino Unido cuentan con una alianza muy antigua que hay que mantener».

Un parecido de película

Madeline O’Brien, la protagonista de la película «Gone Baby Gone», que cuenta la desaparición de una menor de 4 años en Boston, se ha quedado sin salir en la gran pantalla de Londres debido a que las autoridades han cancelado su estreno por compartir nombre, parecido y una historia en la ficción que puede dañar la sensibilidad de los británicos.