Guardia Civil y Policía Nacional habían dado el aviso: un BMW de color azul podría haber estado implicado en el tiroteo que acabó con la vida de dos personas en Fuengirola y mantiene a otra grave la noche del martes. Ayer por la tarde, agentes de la Policía Local de la capital localizaron el coche.
Estaba aparcado junto a un bar de la Alameda Principal. Los agentes esperaron a que los usuarios del vehículo salieran del establecimiento y los detuvieron. La descripción de uno de los arrestados coincidía inicialmente con la facilitada por las fuerzas de seguridad, informó el Ayuntamiento de Málaga. Finalmente la Policía Nacional descartó que estas personas participaran en el siniestro de ayer. Sin embargo, ambos quedaron detenidos por otros motivos que no están relacionados con este caso, según indicó la Policía Nacional a Efe. El vehículo confiscado sí está vinculado con el tiroteo.

Aún no se ha sido identificado uno de los fallecidos. El otro era colombiano y tenía 28 años
El tiroteo del martes se produjo en la puerta de la urbanización fuengiroleña de Montecañada, en Torreblanca. Se recogieron del suelo quince casquillos del calibre nueve milímetros Parabellum. La Policía baraja como hipótesis sobre el móvil
un ajuste de cuentas por narcotráfico o la rivalidad entre bandas.

Una vecina de la urbanización explicó ayer a Efe que uno de los presuntos agresores estaba de pie en la entrada del garaje y cubría su cabeza con un casco de motocicleta mientras el otro aguardaba montado en una moto en marcha, al parecer de color negro. Pasadas las 22 horas, llegaron a la urbanización en un Seat Ibiza de color gris las víctimas del tiroteo.

Ayer se practicó la autopsia a uno de los fallecidos, confirmándose que un disparo le causó la muerte. Su cuerpo aún no ha sido identificado, aunque es sudamericano. El otro muerto era colombiano, tenía 28 años y se le hará la autopsia hoy.