Al final, los genes tiran. Algo así ha sucedido en el caso del mítico actor de artes marciales Jean Claude Van Damme, protagonista de peliculas como 'Kickboxer' o 'Contacto sangriento'.

Van Damme ha visto como su hija Bianca está decidida a seguir sus pasos. "Quiero continuar su legado, mostrar a las niñas que puedes tener un gran físico y ser femenina", ha dicho. Y para demostrarlo, Bianca Van Damme ha posado imitando algunas poses de su padre, ya clásicas de sus películas, y que no han tardado en hacerse virales.

"Yo de joven no soportaba las artes marciales, aunque gracias a ellas tuve una infancia cómoda. Yo sobre todo amaba el patinaje de velocidad, quería ser olímpica, pero una lesión me lo impidió", relata Bianca, que poco a poco fue imitando a su padre e internándose en el camino de la actuación y, de vez en cuando, practicando artes marciales. Comenzó a producir y actuar en películas de Jean Claude, primero como Bianca Van Varenger y, ya después, como Bianca Van Damme.

La sombra del padre es alargada y a Bianca le cuesta superarla: "La gente siempre viene a decirme lo mucho que quieren a mi padre, pero...¿y qué tiene que ver eso conmigo? Nuestra relación tiene altibajos pero ahora es muy buena, quedamos, charlamos y siempre tenemos un sitio en común, el gimnasio".