Madeleine (centro) y sus padres, Gerry y Kate
Madeleine (centro) y sus padres, Gerry y Kate. (AGENCIAS)

La Policía lusa parece inclinarse por la tesis que sostiene la muerte accidental de Madeleine y la posible implicación de sus padres en los hechos, según afirman diversas filtraciones. De hecho, el fiscal Joao Cunha de Magalhaes Menezes decidió ayer enviar el expediente policial sobre la desaparición de la niña al juez de instrucción criminal, pese a que podría haber retrasado este envío o incluso haberlo desestimado, en el caso de que hubiera considerado inadecuada o débil la labor policial.

La investigación del caso Madeleine no ha concluido

El juez será el encargado de formular cargos o retirar la sospechas sobre los McMann, que podrían ver cómo cambia su situación legal si así lo pide el fiscal o lo considera oportuno el propio juez, y que podrían saber en menos de 10 días
cuáles son los cargos que se les imputan en relación a la muerte de su hija.

Continúa la investigación

Entretanto las investigaciones de la Policía Judicial no se dan por finalizadas. En medios oficiales lusos se cree que las indagaciones pueden todavía prolongarse y Alipio Riveiro, director de la Policía Judicial portuguesa, afirmó que las principales evidencias encontradas por los detectives no arrojan certezas matemáticas sobre la posible muerte de la niña y las circunstancias en las que se produjo.

Por otro lado, el Fiscal General de Portugal, Fernando Pinto Monteiro, ha asegurado que la investigación del caso Madeleine, remitida al juzgado de instrucción criminal, "no está concluida" y decidió que un fiscal de distrito siga directamente la causa.

Según un comunicado de la Fiscalía, son necesarias "nuevas diligencias", no especificadas, en la investigación y ésta será seguida por el procurador general del distrito de Evora, Luis Bilro Verao.

Aparecen nuevas filtraciones

Pese al silencio oficial existente, impuesto por la prohibición legal de que la Policía revele el contenido de sus investigaciones e incluso el nombre de los "arguidos" o sospechosos, siguen apareciendo nuevos datos gracias a las filtraciones que llegan a la prensa.

El vespertino londinense "Evening Standard" precisó el martes, citando fuentes policiales que no identifica, que los investigadores han encontrado una "cantidad substancial" de pelo de la niña en las muestras recogidas en el maletero del coche alquilado por sus padres casi un mes después de su desaparición.

Otro diario, en este caso "The Sun", afirmó que los servicios sociales podrían retirar a los McCann la custodia de los pequeños, porque los padres son sospechosos de la desaparición de su hija mayor.

Además, los McCann recibieron ayer la visita de un superintendente de la Policía británica, Bob Small, que pasó una hora en su domicilio. Se desconoce el motivo de esta reunión, aunque la fuerza policial británica se apresuró a afirmar que el "caso Madeleine" es "una investigación de la Policía portuguesa".

Declaración de inocencia

Gerry McCann reiteró ayer, en unas líneas escritas en la página de Internet dedicada a la búsqueda de su hija, que él y su esposa son totalmente inocentes.