Rafael Catalá
El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá. EFE

El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, ha planteado este lunes la posibilidad de acortar la campaña electoral, siempre y cuando exista consenso con el resto de partidos, para "no dar tanto la lata" a los ciudadanos, en caso de que las negociaciones para formar Gobierno fracasen y se convoquen nuevas elecciones generales.

Catalá ha hecho este planteamiento en un desayuno informativo de Europa Press, en el que ha abordado la opción de reducir la campaña electoral, que tiene una duración de dos semanas, si se produce una futura revisión de la Constitución. En ese sentido, ha considerado que la Carta Magna seguramente no previó una situación como la actual, "estos dos meses tan largos"  que deben cumplirse desde que fracasó el primer debate de investidura y hasta la convocatoria de nuevos comicios.

Se trata, según ha dicho, de "ser más ágiles" ante una segunda convocatoria electoral, por lo que ha abogado por buscar "algún instrumento legal" entre todos los grupos parlamentarios ya que "sería positivo" acortar la campaña.

Por otra parte, Catalá ha desmentido que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, haya ofrecido al líder de los socialistas, Pedro Sánchez, que ocupe la vicepresidencia del futuro Ejecutivo. "No me consta que el presidente haya tomado esta decisión", ha explicado Catalá, que ha recordado que lo único que sí que ha ofrecido Rajoy a Sánchez es promover una gran coalición entre PP, PSOE y Ciudadanos. "Ojalá podamos hablar con el PSOE y trabajar por España", ha añadido.

"Como ciudadanos deberíamos de sentirnos muy orgullosos si fuésemos capaces los partidos políticos de crear acuerdos y mayorías", ha destacado el ministro en funciones. Dichos acuerdos, ha apostillado, podrían ser mediante la fórmula de un gobierno mixto o por medio de un apoyo parlamentario para sacar adelante reformas.