El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante la Cumbre de Seguridad Nuclear en Washington.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante la Cumbre de Seguridad Nuclear en Washington. EFE

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha instado este viernes a los líderes mundiales a proteger las instalaciones nucleares vulnerables para impedir que los "locos" de grupos como Estado Islámico accedan a armas atómicas o a bombas radioactivas.

En declaraciones pronunciadas durante la Cumbre de Seguridad Nuclear en Washington, Obama ha asegurado que el mundo se enfrenta a una persistente amenaza de terrorismo nuclear que está evolucionando, a pesar de los progresos en reducir este tipo de riesgos. "No podemos ser autocomplacientes", ha advertido.

Aunque el mandatario estadounidense ha asegurado que ningún grupo ha tenido éxito a la hora de obtener materiales nucleares, también ha indicado que Al Qaeda estuvo mucho tiempo detrás de ellos y ha mencionado acciones llevadas a cabo por miembros del grupo yihadista Estado Islámico, autores de los recientes atentados de París y Bruselas, que plantean preocupaciones similares.

"No hay ninguna duda de que si esos locos tienen alguna vez en sus manos una bomba nuclear o material nuclear, lo usarán para matar al mayor número posible de personas inocentes", ha asegurado. "Eso cambiaría nuestro mundo", ha añadido.

Terrorismo nuclear

Obama ha acogido a más de 50 líderes mundiales en la que ha sido su cuarta y será su última cumbre, enfocándose en los esfuerzos para bloquear el acceso a materiales atómicos ante la amenaza del terrorismo nuclear, "una de las mayores amenazas a la seguridad global" del siglo XXI.

De hecho, los atentados que tuvieron lugar la semana pasada en Bélgica han elevado las preocupaciones ante la posibilidad de que EI pueda atacar centrales nucleares con el objetivo de robar material y poder desarrollar bombas radioactivas.

Si bien se han reducido considerablemente los riesgos de robo y tráfico de material nuclear, asegura, también reconoce que no la totalidad —unas 2.000 toneladas, almacenadas por todo el mundo— "está propiamente protegida". En este sentido, Obama ha indicado que los líderes han acordado reforzar sus instalaciones nucleares contra ciberataques, algo que los expertos ven como uno de sus puntos débiles.

Uranio enriquecido

Asimismo, Estados Unidos y Japón han anunciado haber completado la tarea —a la que se comprometieron en el pasado— de eliminar todo el uranio altamente enriquecido y de separar los combustibles de plutonio de un reactor japonés.

Japón es un país abiertamente contrario a las armas nucleares y también el único que ha sufrido un ataque nuclear en su historia.

Pese a los significativos avances de Obama a la hora de persuadir a decenas de países para que se deshicieran de materiales para la fabricación de bombas nucleares o redujeran y protegieran sus almacenajes, gran parte del uranio y del plutonio enriquecido del mundo aún sigue siendo material vulnerable al robo