El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha propuesto este viernes a Pablo Echenique, como secretario de organización tras destituir a Sergio Pascual, hombre de confianza de Iñigo Errejón, en medio de una crisis interna en el partido.

Así lo ha comunicado el máximo líder de Podemos en la reunión que ha mantenido este viernes en la sede de la calle Princesa con sus líderes autonómicos, en la que también ha participado Echenique. A su parecer, el secretario general de Aragón "encarna las características para estar al frente de esta nueva etapa y estilo organizativo".

Iglesias ha emplazado al Consejo Ciudadano Estatal -el máximo órgano de dirección entre asambleas-, que se celebrará el próximo sábado 2 de abril, a debatir sobre su propuesta y ha matizado que no es una designación. Según los estatutos del partidos, los miembros del Consejo de Coordinación del que entrará a formar parte deben ser nombrados por el citado órgano, a propuesta del secretario general.

El líder de la formación morada ha asegurado que a su juicio "hay muchos elementos que mejorar" dentro de la organización y que ahora "se abre una nueva época en Podemos".

Según Iglesias, durante la reunión celebrada este viernes ha expuesto "las líneas de reorganización de equipos" y ha pedido ha pedido a los miembros de la formación que "estén a la altura del momento histórico" que está viviendo el país y el propio partido.

También ha señalado que "Podemos se ha construido a toda velocidad en dos años, para afrontar muchos retos electorales y con resultados espectaculares".

"Un puesto difícil de desempeñar"

Por su parte, el secretario general de Podemos en Aragón, Pablo Echenique, ha asegurado que ha aceptado la propuesta de Pablo Iglesias para sustituir a Sergio Pascual con "responsabilidad e ilusión".

Ha sido como correr y atarse los cordones a la vez

Echenique, que ha comparecido en rueda de prensa junto a Iglesias, ha explicado que le propuso el jueves que ocupara ese puesto mediante una llamada telefónica y que después de considerar sus "infinitos efectos" decidió agradecer la confianza que en él depositaba el secretario general de Podemos.

Ha admitido que es uno de los puestos "más difíciles de desempeñar" en un momento difícil para el país y para Podemos, que se ha construido a "velocidad de vértigo".

En ese contexto, ha parafraseado al número dos del partido, Íñigo Errejón, para decir: "ha sido como correr y atarse los cordones a la vez" y ha admitido que, aunque él mismo mantuvo una de las posiciones más críticas a Iglesias en los primeros momentos de construcción de la formación, todos han "aprendido" y no defienden en su totalidad las mismas posiciones que tenían entonces.