El delator de la Gürtel: "Cifuentes era una más intentando no sacar trapos sucios"

  • El exconcejal de Majadahonda publica un libro en el que relata por qué decidió grabar a Francisco Correa y cómo lo hizo.
  • José Luis Peñas afirma que lo único que han hecho los 'populares' ha sido "destruir papeles, ordenadores, molestar a la Justicia y proteger a Bárcenas".
  • A Aguirre no la llama corrupta pero sí consentidora.
José Luis Peñas
José Luis Peñas
Jorge Paris

El exconcejal de Majadahonda José Luis Peñas, conocido por destapar el 'caso Gürtel' tras presentar una denuncia en 2007, ha asegurado que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, era "una más de la pandilla de Génova intentando no sacar los trapos sucios". Admite que le gusta su actual discurso y el hecho de su disposición de entablar diálogo con todos, pero apunta que entonces le instó en algún momento a hacer una especie de "retiro espiritual" para mirar hacia otro lado.

Así lo ha señalado en una entrevista a Europa Press, en una afirmación que se desprende del libro Uno de los Suyos. Confesiones del delator del caso Gürtel, publicado por Ediciones Península y que sale este martes a la venta. En él, Peñas cuenta en primera persona por qué decidió grabar a Francisco Correa, cómo lo hizo y que consecuencias ha tenido para él y su familia.

Durante años, vio cómo alcaldes de diversas localidades madrileñas firmaban "contratos a dedo a cambio de maletines". Él conoció a Correa por su posición de concejal en Mahadahonda, uno de los bastiones del PP y que posteriormente sería uno de los epicentros del entramado.

En la entrevista, el exconcejal ha relatado que en diciembre de 2005 escuchó una conversación telefónica entre Correa y Benjamín Martín Vasco, entonces edil y presidente de la Empresa Municipal del Suelo de Arganda del Rey, donde ve "nítidamente" que "aquello no era un grupo de empresas normal y corriente, sino que se dedicaban a quedarse con el dinero público".

"Un Martín Vasco —exdiputado del PP de Madrid imputado— le dice claramente a Correa que si no le dan sus 300 millones de euros no va a salir la contratación. Al día siguiente empecé a grabar", ha señalado Peñas, que ahora ocupa un puesto en un centro cultural del distrito de Aravaca como funcionario del Ayuntamiento de Madrid. Dos años después presentó la denuncia que generaría un terremoto político destapando el mayor caso de corrupción de España.

El "modus vivendi" del PP

"Cuando todo salió, recordamos que Rajoy se reunió con la Ejecutiva diciendo que no era un caso del PP, sino en contra suyo. No lo denunciaron porque era su modus vivendi. El PP, que ahora está imputado por asociación ilícita, se autofinanció de forma irregular cuando menos y los pecados de sus afiliados y cargos se dirimían en casa y nunca en los tribunales", ha aseverado.

Así, ha cargado contra los populares al afirmar que lo único que ha hecho el PP ha sido "destruir papeles, ordenadores, molestar a la Justicia y proteger a Bárcenas y con ello al PP". "Hubo una connivencia absoluta con la trama", ha recalcado.

También cita en el libro a la expresidenta del PP de Madrid Esperanza Aguirre, de la que dice que no llama corrupta, pero sí su consentidora. "Que ella estaba en el centro de todo esto es evidente. No digo que sea corrupta. Empezó su mandato con el Tamayazo y, a partir de ahí, no ha tenido poder moral para oponerse", ha reseñado el exedil, agregando que siempre ha estado bien informada en la Judicatura.

"Dimitió días antes de que imputaran a su delfín", ha agregado en alusión al expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, investigado por su ático de Estepona. Sobre el exjefe del Gobierno madrileño dice que le dio instrucciones para un pliego de condiciones relativo a la venta de unas parcelas en Majadahonda. "Habló con Arganda y al parecer de Arganda sale un ático y tendrá que defenderse en los tribunales y sobre todo pagándoselo él", ha señalado.

Durante dos años, Peñas grabó 80 horas de conversaciones, de las que aportó un total de diecisiete. Gracias a su denuncia saltó el 'caso Gürtel' y de ahí el 'caso de los papeles de Bárcenas', la trama de Valencia y el 'caso Púnica'.

A día de hoy y a pesar de las amenazas recibidas, Peñas manifiesta que está satisfecho de lo que hizo, y que lo haría "una y cien mil veces". El pasado noviembre, volvió a ver a Correa. "Coincidí con toda la excamarilla de amigos. Pero ellos estaban en el banquillo de los acusados", dice.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento