Truck Art Project - Okuda San Miguel
Obra de Okuda San Miguel para uno de los camiones de 'Truck Art Project' Cortesía de Truck Art Project

El objetivo es llegar a los 100 camiones, que circulen y paren en ciudades grandes, localidades medianas y pequeñas; en pueblos remotos y estaciones de servicio. En las lonas no debe figurar el nombre de una empresa con letras sobrias y un logotipo, tampoco una imagen comercial. Estos camiones son grandes lienzos sobre ruedas, preparados para recorrer cientos de kilómetros en autopistas y carreteras secundarias y difundir así el arte que los adorna.

La galería IAM de Madrid y los comisarios de arte Fer Francés y Óscar Sanz se asocian con el empresario y coleccionista Jaime Colsa —dueño de la empresa de transportes Palibex—  para dar forma a Truck Art Project, una iniciativa que promueve llevar arte contemporáneo y urbano a lugares inesperados o en los que existe una oferta cultural limitada.

Fetiche del arte urbano

"El camión es uno de los fetiches del arte urbano", dice Sanz, recordando cómo los inicios del grafiti están en los "elementos móviles", en los vagones del metro de Nueva York en los años setenta, cuando el arte urbano nacía en parte como respuesta al caos ruinoso de la ciudad estadounidense. Recuperando la condición móvil, el proyecto tiene como objetivo el eterno viaje, convertirse en una "epidemia artística".

En esta primera remesa de autores españoles dispuestos a movilizar sus creaciones están Suso 33, Javier Arce, Javier Calleja, Abraham Lacalle, Okuda San Miguel y Marina Vargas. Aunque de momento la idea se limita a las expresiones plásticas, hay planes de incluir en el futuro fotografía, cine y música.

Acostumbrado al formato vertical habitual en los muralesEmpleando tonos vivos, Okuda San Miguel tiene un estilo que engloba en el "surrealismo pop", crea geometrías precisas, animales y figuras humanas rebosantes de color. Cuenta que, acostumbrado al formato vertical habitual en los murales, "aquí todo era muy horizontal" y ha tenido que cambiar el chip y adaptarse dibujando "un personaje tumbado".

La fugacidad de la imagen

En el camión ilustrado por la artista Marina Vargas se lee: "Allí donde los rayos de la razón se quiebran, el corazón manda". Acostumbrada a trabajar en la intimidad del estudio, destaca que tuvo que "agudizar todos los sentidos" para crear su obra con más rapidez. "El camión llegó un viernes a las 20:00 h y salía el lunes para trabajar de nuevo, de forma que marchaba con el inicio del trabajo y no regresaba hasta el próximo fin de semana".

Arce compara la fugacidad con el consumo veloz de imágenes en InternetJavier Arce apunta a la novedad de pintar sobre una lona, pensada "para proteger y preservar un producto" y no para el arte. No ve la fugacidad como un obstáculo, le gusta que el espectador sólo tenga "unos pocos segundos" para disfrutar de la imagen en movimiento y establece un paralelismo con lo que sucede en Internet, donde consumimos imágenes e información a toda velocidad.