El expresidente catalán Jordi Pujol y a su esposa, Marta Ferrusola, han llegado este miércoles a las 09.45 horas a la Audiencia Nacional para declarar ante el juez José de la Mata para dar explicaciones sobre el origen de su fortuna en Andorra ante las dudas de que proceda de una herencia o de "los ingresos ordinarios que hubiere obtenido por razón del cargo público que ostentó durante 23 años". Es la primera vez que acuden a la Audiencia Nacional. Se les imputa un delito continuado de blanqueado castigado con penas de prisión.

Su hijo mayor, Jordi Pujol Ferrusola, al que el juzgado de De la Mata comenzó a investigar en 2012 a raíz de una denuncia de su exnovia sobre sus viajes a Andorra con mochilas llenas de billetes de 500 euros, también ha sido llamado a declarar este jueves, con lo que será la segunda vez que acuda a la Audiencia Nacional por este caso.

De la Mata citó al matrimonio y a su primogénito el pasado 30 de diciembre al constatar que los miembros de la familia Pujol-Ferrusola "han venido orquestando durante años una estrategia compartida y coordinada para desarrollar distintos negocios económicos, generar réditos, ocultarlos, y distribuirlos entre todos de acuerdo con criterios establecidos para conseguir el lavado de los activos conseguidos".

La Familia Pujol-Ferrusola ha venido orquestando una estrategia coordinada para desarrollar distintos negociosCree por ello que el clan familiar actuaba como una organización para ocultar su fortuna y que existía "un acuerdo entre las partes para atribuir a Jordi Pujol Ferrusola el rol de gestor y distribuidor de los recursos entre los hermanos y su madre".

Estos fondos se recibían, en muchos casos, en efectivo (dotándoles así de un primer nivel de opacidad) en cuentas abiertas en una jurisdicción extranjera, cuya existencia se ha negado reiteradamente y se ha tratado de mantener oculta, destacaba De la Mata. Todas estas conclusiones las extrajo tras conocer el resultado de la comisión rogatoria cursada a Andorra en el marco de la investigación al primogénito y en la que el pasado noviembre De la Mata imputó también a sus hermanos Pere y Josep Pujol.

El principal motivo por el que cita al matrimonio es que el comunicado público que hizo el expresidente catalán en julio de 2014, asegurando que su fortuna en Andorra respondía a una herencia de su padre, Florenci Pujol, "no se compadece con los datos ahora acreditados", por lo que calificó esa versión de "mero relato".

De la Mata recuerda que en una de las cuentas de Andorra, la 63810 en la Banca Reig, que abrió Jordi Pujol Ferrusola en 2000 con un ingreso de 307.000.000 pesetas y que fue vaciada en diciembre de 2010 sacando en efectivo 1,14 millones de euros, consta un documento en el que Jordi Pujol Ferrusola explica que el verdadero titular de esos fondos es su padre.

Según De la Mata, "no consta negocio jurídico alguno que justifique esos incrementos patrimoniales. Al contrario, existen operaciones financieras anómalas y movimientos financieros que, por tratarse de efectivo, ponen de manifiesto operaciones extrañas a las prácticas comerciales ordinarias". Además, muchas de las empresas que suscribieron tales contratos tienen en común que han sido y son adjudicatarios de contratos de servicios y obras públicas.

CDC defiende que el caso Pujol "afecta a la familia" y no al partido

La portavoz de CDC, Marta Pascal, ha afirmado este miércoles que el caso Pujol es un asunto estrictamente familiar que no afecta el partido: "Lo que no haremos es aceptar que todo este proceso va contra CDC. Lo que afecta a la familia, afecta a la familia".

En una entrevista en La Xarxa ha afirmado que Convergència es un partido de gente honesta, seria y comprometida que defiende firmemente el principio de que "quien la hace la paga".

Pascal ha argumentado que su formación "no reniega del legado político" del expresidente de la Generalitat y exlíder del partido, pero ha asegurado que CDC representa a muchas generaciones que van más allá de la trayectoria de Pujol.