Un tribunal de Chennai (sur) desestimó hoy la demanda del gigante farmacéutico suizo Novartis contra la ley india que le impide patentar un medicamento contra la leucemia, informaron a Efe fuentes próximas al caso.

Los jueces han señalado que el tribunal de Chennai no es el "foro apropiado" para determinar si la ley viola los tratados internacionales, como denunciaba Novartis, según una fuente del colectivo legal de la parte india.

Fuentes de la farmacéutica declinaron comentar la sentencia y se remitieron a la próxima publicación de un comunicado sobre el caso, que ha suscitado gran expectación dado que un veredicto favorable a Novartis supondría un serio revés para la producción de medicamentos genéricos en la India.

El grupo suizo había llevado ante los tribunales la cláusula 3-D de la ley de patentes, que afirma que sólo las "innovaciones auténticas" pueden ser objeto de patente.

Amparándose en esa cláusula, las autoridades indias rechazaron en 2006 conceder la patente al Glivec, un medicamento de Novartis contra la leucemia, al considerar que es sólo una "nueva forma de sustancias ya conocidas".

La firma suiza llevó ante los tribunales esa ley al considerarla "arbitraria" y "vaga"
La firma suiza llevó ante los tribunales esa ley al considerarla "arbitraria" y de términos "vagos", al tiempo que aseguró que va contra de los acuerdos de la Organización Mundial del Comercio (OMC) sobre Derechos de Propiedad Intelectual y Comercio, conocidos como TRIPS.

En este sentido, los jueces han señalado que los tribunales indios no son el "foro apropiado" para determinar si cumple o no la normativa del organismo internacional, con sede en Ginebra.

Además, según el colectivo de abogados de la parte india, ha rechazado que sea una cláusula "arbitraria" y ha considerado que respeta la Constitución.

Una portavoz en Nueva Delhi de Médicos Sin Fronteras (MSF), ONG que emprendió una gran campaña para que Novartis abandonara el caso, indicó a Efe que esta sentencia supone de facto una "derrota" para la farmacéutica suiza.

Tanto MSF como otras ONG habían denunciado que declarar inválida la actual ley de patentes restringiría la producción india de genéricos, lo que afectaría seriamente al acceso de los países del tercer mundo a medicamentos baratos.