Asesino Fernada
El detenido por la muerte de la joven de 15 años Fernanda Fabiola Urzúa, a su llegada a los juzgados de Arona (EFE). EFE

El presunto asesino de Fernanda Fabiola Urzúa, la joven de 15 años hallada muerta el jueves en Tenerife tras permanecer una semana desaparecida , ha ingresado en prisión por orden del juez ante el cual ha prestado declaración durante varias horas.

El detenido, ha sido conducido hasta fue conducido por la Guardia civil a la cárcel Tenerife II desde los juzgados de Arona.

El detenido ya había mostrado su obsesión con la menor

Se llama Héctor Fabio Franco Giraldo, es de nacionalidad colombiana, tiene 28 años y antecedentes por delitos sexuales, cometidos hace cinco años en Tenerife. Horas después de ser detenido como sospechoso, durante el interrogatorio, él mismo confesó haber matado al Fernanda, e incluso condujo a los agentes hasta el lugar donde estaba enterrado el cadáver.

Un hombre con pocos amigos

Según han declarado los vecinos de la zona, el presunto asesino de la joven no era un hombre hablador, ni destacaba por tener muchos amigos en el pueblo.

Además, su obsesión por la joven chilena erabien conocida, incluso se había atrevido a decir que "le gustaba" y que estaba "enamorado".

Asimismo, tras la desaparición de Fernanda nunca se unió al dispositivo de búsqueda, lo que levanto las sospechas entre los vecinos.

El detenido llegó a los juzgados en un vehículo camuflado de la Guardia Civil, escoltado por varios agentes que le trasladaron desde la Comisaría de Playa de las Américas, al sur de Tenerife. Ahora permanece en prisión incondicional.

El cuerpo de Fernanda Fabiola Urzúa, desaparecida hace una semana, fue encontrado en una zona del barrio de El Fraile, donde reside el arrestado, un lugar situado a solo un kilómetro de donde la chica fue vista por última vez y muy cerca de la urbanización en la que vivía.

Le imputan tres delitos

El general jefe de la Zona de Canarias de la Guardia Civil, Miguel Martínez, aseguró en rueda de prensa que el detenido está acusado de un presunto delito de detención ilegal, agresión sexual y asesinato de la menor, aunque advirtió de que habría que esperar a los resultados de la autopsia. No obstante, todos los indicios apuntan a que la joven fue víctima de abusos sexuales.

Miguel Martínez destacó que la colaboración ciudadana había sido fundamental para resolver el caso. "Sabíamos que existía un todoterreno de color azul y el pasado lunes dimos con el vehículo y empezamos a vigilar a su propietario", añadió. Las sospechas sobre el propietario del vehículo se acrecentaron "porque nos dimos cuenta de que el todoterreno no lo movía", explicó el mando de la Benemérita.

Hay un segundo sospechoso de encubrimiento que permanece en libertad con cargos
Tras registrar el vehículo durante 10 horas, los agentes encontraron objetos de la menor. El general del Instituto Armado relató que inmediatamente se detuvo al propietario del todoterreno azul y que, aunque en un principio negó los hechos, acabó confesándolos y llevando a los agentes al lugar donde se encontraba el cadáver de la chica".

Las declaraciones del arrestado llevaron a la Guardia Civil a un segundo sospechoso , un ciudadano rumano que, tras ser interrogado, fue puesto en la noche del jueves en libertad con cargos. Ahora la justicia deberá establecer el grado de imputación de este sospechoso, de nacionalidad rumana, como presunto encubridor de los hechos. Al parecer, había datos relacionados con la desaparición de la joven que sabía y que no comunicó, explicaron fuentes de la investigación.