Cayetana Álvarez de Toledo
Cayetana Álvarez de Toledo, en una imagen de archivo. EFE

La exdiputada del Partido Popular, Cayetana Álvarez de Toledo, tilda a Twitter de "vertedero, la tumba de la inteliogencia" tras los mensajes recibidos después de publicar su famoso "no te lo perdonaré jamás, Manuela Carmena" y criticar el vestuario que llevaban los Reyes Magos en la cabalgata del pasado 5 de enero en Madrid a través de Twitter.

En una tribuna escrita en el diario El Mundo y titulada 'Jamás, jamás, jamás' la exdiputada ahora manifiesta su opinión a cercad de la red social. Álvarez de Toledo afirma que "Twitter está arrasando con la política y el periodismo cultos, esforzados, incisivos e inteligentes" pero que no va a "dejar de usarlo" y pide "que los tontos no corrompan nuestro juicio ni nuestra conciencia".

La exdiputada del PP escribió un tuit asegurando que "jamás" perdonaría a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que su hija no hubiera reconocido al rey Gaspar en la cabalgata que recorrió la capital.

Tras escribir el mensaje, repasa las consecuencias que tuvo su publicación: "No sé cuántos comentarios, chistes, insultos y memes, hashtag propio, vigoroso y viral; trending topic durante horas; comentarios en los principales programas de radio y televisión; referencias en varios telediarios; y, lo más asombroso, un eco transversal en la llamada prensa de calidad", dice y pide a los que le han enviado ánimos que no se preocupen, que "esto está siendo interesantísimo" porque es "la experiencia perfecta para entender" que "Twitter es un vertedero, la tumba de la inteligencia".

Twitter está arrasando con la política y el periodismo cultos, incisivos, esforzados e inteligentes

Cayetana Álvarez de Toledo escribe sobre una "operación revolucionaria" con "soldados rasos suficientemente ignorantes entregados como para perder la vida" en "maniobras de acoso y derribo". "Y nuestros chavistas ibéricos cuentan con un ejército" que identifica a un "sector, reconcentrado y activo" que es "cainista, guerracivilista y envidioso", añade.

"El que lee 'chica del PP' y entiende: corrupta, facha y pija", prosigue la dirigente de FAES, "odia a los pobres (quería estar en la tribuna VIP), detesta a los gais (de ahí sus críticas a la túnica rosa de Gaspar), aborrece a los negros (a los que nosotros, paradójicamente, ponemos a tocar una kora africana en plena Era Obama) y desprecia a las mujeres (porque el auto odio no es patrimonio exclusivo del constitucionalista catalán). Ah, y, por supuesto, es una integrista religiosa, porque para qué preguntar si cree mucho, poquito o nada, no vaya a ser que en esto también esté con Savater. Que lo estoy", ironiza la exparlamentaria.

Pero para Álvarez de Toledo lo más "relevante" es "lo que está ocurriendo fuera de los círculos del sectarismo podémico, en las cumbres de la política y el periodismo". "La pérdida no ya de calidad sino de capacidad básica de comprensión e interpretación es asombrosa. Como si la restricción de caracteres impuesta por Twitter hubiera impuesto una restricción mental equivalente", indica la exdiputada, que concluye afirmando que seguirá "dialogando" y que lo hará "como si del otro lado estuviera siempre Montaigne".